Por Constanza Suárez
18 noviembre, 2020

Las fuertes lluvias que azotaron a Brasil afectaron a Luiz y a su madre de 86, quienes perdieron todo. Después que su historia salió en televisión, han recibido bastante ayuda y apoyo.

Luiz es un brasileño que vive en el barrio Imirim, uno de los lugares más afectados por las lluvias e inundaciones que azotaron al país sudamericano. Su casa se destruyó por completo con el agua, que alcanzó casi 2 metros de altura.

Desafortunadamente, Luiz perdió todo: su automóvil, todos los muebles e incluso el equipo con el que solía trabajar vendiendo monedas de su colección. La casa quedó completamente destruida. 

Voaa Vaquinha do Razões

Sin embargo, a pesar del horrible episodio, Luiz se encargó de salvar a sus perros de la inundación. Fueron más importantes que salvar su hogar. 

“El agua me llegaba hasta el cuello, sostenía a mis dos perros en mis brazos, hasta que me sentí seguro de ponerlos en el suelo”, contó a Razões para Acreditar.

Voaa Vaquinha do Razões

La situación de Luiz es crítica, además de no tener un hogar, debe cuidar a su madre, una mujer de 86 años. Por suerte, la anciana no se encontraba en el lugar en el momento de la inundación. Hoy Luiz está desempleado y su único ingreso es la jubilación de su madre.

El periodista brasileño Rafael Ihara fue hasta lo que queda de la casa de Luiz para conocer más sobre su historia. El lugar era prácticamente inaccesible, Rafael comentó que el equipo tuvo dificultades para llegar al lugar. 

Voaa Vaquinha do Razões

Luiz aprovechó las cámaras y pidió ayuda en vivo: “Si alguien me puede ayudar de alguna manera, un hogar para que me mude de aquí. Mis condiciones económicas, ya ni siquiera lo sé, porque mi trabajo se acabó”, dijo.

Luiz no tardó en empezar a recibir algunas donaciones. Los espectadores se ofrecieron a entregarle ropa, comida e incluso una computadora.

Voaa Vaquinha do Razões
Voaa Vaquinha do Razões

Actualmente el portal brasileño Razões para Acreditar está recaudando dinero para que Luiz compre una casa nueva, en un lugar aún más seguro y con todas las cosas que perdió en la inundación.

Puede interesarte