Por Cristofer García
28 julio, 2020

Daisy comenzó a sentirse mal cuando descendía con sus dueños de Scafell Pike, la montaña más alta de este país. En su rescate salieron 16 voluntarios.

Si bien los san bernardo son una raza de perros populares por sus capacidades para rescatar personas en zonas montañosas y heladas, esta vez uno de estos peludos fue el que necesitó ayuda luego de que colapsara en la montaña más alta de Inglaterra.

El animal se encontraba con sus dueños descendiendo la Scafell Pike, al norte de este país europeo, cuando mostró afectaciones en su salud que le impedían seguir la ruta. Según reseñó AP, Daisy, como se llama esta san bernardo de unos 55 kilogramos, necesitó de un equipo de rescate para terminar de bajar la montaña.

AP

El equipo de rescate Wasdale no lo pensó dos veces cuando la policía los contactó para ayudar en este caso. Ellos estaban prestos a salir a rescatar a Daisy, porque conocen este tipo de situaciones.

«Al tener miembros del equipo con sus propios perros mimados en casa, y también nuestro muy buscado perro de búsqueda, Jess, reconocemos la angustia que tanto un animal puede sentir como el de sus dueños«, dijo el portavoz del grupo en un comunicado.

AP

Para ello, necesitaron a 16 voluntarios que quisieran involucrarse en esta misión. Cuando la encontraron, Daisy presentaba dolor en sus patas traseras y no quería moverse más, luego de sufrir lo suficiente en lo que llevaba de recorrido.

En ese momento, para ayudarla con su dolor, la subieron con delicadeza a un camilla especial para perros y la cargaron entre varios, para poder continuar con el camino. Para distraerla de todo lo que ocurría, y olvidara un poco lo que sufría, le daban golosinas. Toda la familia está contenta con esta buena actuación de los rescatistas.

«Creo que Daisy probablemente sabe, aunque no puede decirlo, cuán agradecida está (…) Fue un hermoso rescate. Daisy se veía tan cómoda, el equipo era fantástico y muy empático. No hay suficientes palabras para agradecerles«, dijo la dueña Su Hall, en conversación con BBC, quien confesó sentir preocupación cuando la perra se comenzó a sentir mal.

AP

«(Estaba) acostada, pero muy tranquila porque quería una siesta. Sin embargo, el tiempo avanzaba y pensando que el clima podría cambiar, pensamos que era mejor llamar al servicio de rescate», afirmó.

A pesar de que estos rescatistas están acostumbrados a salvarle la vida a los animales, es extraño cuando se trata de un san bernardo, porque suele ser al contrario, debido a la gran resistencia que tienen.

«El equipo rescata a las víctimas caninas alrededor de una docena de veces al año, pero esta fue la primera vez que el equipo rescató a una raza san bernardo. Daisy es una hembra de 4 años, pero sigue siendo un perro enorme, de 55 kilogramos. Estaba exhausta, pero una perra fantástico», comentó Richard Warren, uno de los voluntario, con 36 años de experiencia.

AP

Daisy está muy agradecida y espera algún día devolverle el favor a las personas que la ayudaron.

Puede interesarte