Si bien se desconoce su procedencia, la imagen se hizo viral con velocidad en redes sociales. Al parecer él sólo quería descansar en la cálida camita de carbón que se formó tras la celebración.

Estamos en tiempos de cuarentena. Época donde la gente se está reinventando para rendir los alimentos, debido a que gran parte de las personas se encuentran o desempleadas, o ‘en un limbo’ respecto a su situación laboral. Obviamente hay un sector afortunado que trabaja en medios digitales y puede proseguir desde casa, incluso hay quienes están más cómodos, pero por otra parte, están los que dependen de la atención al público y realmente la pasan mal.

Es por ello, que hemos oído de múltiples historias en las que vecinos están haciendo las llamadas ‘ollas comunes’, caldos, hervidos, lo que sea para con bajos costos, preparar comidas para un alto número de personas. Dichos caldos, se suelen cocinar en antiguas ollas de gran tamaño, con una especie de parrillera improvisada, con algunos bloques, madera vieja y un poco de carbón.

Pixabay

Obviamente en tiempos de aislamiento, suponemos no se reúnen para esto, sino que quizá alguna persona en su patio lo prepara para el resto. Lo cierto es que se hizo viral una imagen que al parecer es reciente –de estas fechas de acuerdo con nuestra investigación– donde aparentemente tras la preparación de una olla común o un asado, un gatito quiso colarse en los restos de carbón una vez que estos ya habían perdido el ardor peligroso, pero aún conservaban algo de calor agradable.

Facebook: Amo mi gato

Así que este minino atrevido decidió descansar encima de las ya apagadas brasas. Algo que obviamente, sus papás humanos seguramente le habían dicho que no hiciera. No obstante, nos quedó una imagen bastante cómica que rápidamente se hizo viral y nos robó unas cuantas sonrisas.

Facebook: Amo a mi gato

A diferencia de los perros, los gatos difícilmente se dejan amaestrar. Suelen hacer lo que quieren como este pequeño, que seguramente se debe seguir preguntando cómo descubrieron que estaba descansando donde no debía. No conocemos los detalles, pero sí como se comportan los gatos. Igual fue divertido imaginar.

Puede interesarte