Por Cristofer García
17 febrero, 2021

Nox, como se llama este perro, soportaba temperaturas por debajo de los -10 grados centígrados en Paso de Calais, Francia, por los maltratos de su dueña. Ahora tiene nuevo hogar.

Cuando los animales quedan abandonados, no tienen otra opción que sobrevivir a toda costa. No tienen nadie que los ayude, por eso concentran todos sus esfuerzos en conseguir comida, agua y tener dónde dormir.

En una situación similar se encontraba Nox, un perro que vivía en los exteriores en Paso de Calais, al norte de Francia, el cual tenía que lidiar con heladas temperaturas, mientras se enrollaba sobre una colchoneta vieja, para intentar encontrar algo de calor. No tenía nada para cubrirse y había encontrado refugio en su cama improvisada.

Fundación 30 Millions d’Amis

Según reseñó la Fundación 30 Millions d’Amis, el peludo de 3 años de edad se encontraba en condiciones precarias, al punto de que dormía entre sus propios desechos fisiológicos, expuesto a enfermedades, además del terrible olor. La temperatura descendía hasta los -10 grados centígrados y aún así el peludo resistía.

“Estaba pegajoso y olía muy mal. No hay duda de que vivía al aire libre. Estaba lleno de pulgas, le faltaba pelaje en la espalda. Por no hablar de las costras ¡había muchas! Vivía en condiciones catastróficas“, detalló Flore, investigadora de la Fundación 30 Millions d’Amis.

Aunque parecía ser un animal de la calle, Nox tenía una dueña, solo que ella no le daba los tratos que merecía y el pobre animal debía ingeniárselas para sobrevivir, aguantando las peores condiciones de vida.

Unsplash (foto referencial)

Afortunadamente, esta organización protectora de animales logró arrebatarle de las manos el perro a la mujer, quien afirmó no tener los recursos para llevarlo al veterinario.

Unsplash (foto referencial)

“Las condiciones de vida no se respetaron en absoluto. El barro se mezclaba con los excrementos. Cuando le pusimos la correa, se orinó sobre ella. No debió estar acostumbrado a estar fuera de allí”, dijo Flora.

Ahora a este peludo le queda dejar esa vida de maltrato atrás y pensar en su futuro, que parece prometedor. Para iniciar, fue atendido por un veterinario y rehabilitado. Además, ya cuenta con el cálido hogar que siempre debió tener.

Fundación 30 Millions d’Amis

“Es un perro adorable. Es absolutamente amable. Es un nuevo comienzo para él”, expresó la especialista.

Puede interesarte