Por Elena Cortés
13 julio, 2017

Pesesín <3

Antes de adoptar a mi perrita, hicimos una lista con mi novio de las cosas que probablemente podrían cambiar cuando la pequeña entrara a nuestra vida. Entre las cosas que mencionamos estuvo el tema de que cuando viajemos, si no la podemos llevar, tendríamos que ver con quién se queda o dónde exactamente. La protagonista de esta historia fue más práctica y dejó a su pez al cuidado de todos los vecinos de su edificio. Lo que pasó después se volvió viral en un, dos por tres.

Una chica, cuyo nombre hasta ahora es anónimo, tuvo que irse de viaje y desgraciadamente no podía llevar a su pez mascota. Entre tantas idas y vueltas pensó que lo mejor sería dejar al animalito en la entrada y que los vecinos se vayan turnando para darle comida. 

@NuriagmZ

Ella escribió esto:

¡HOLA VECINOS! Me voy unos días de vacaciones y no me dejan llevar a PESESÍN. Necesito vuestra ayuda para que le deis de comer, solo se le debe echar una vez al día. Dejo la comida y un cuadro para saber cuando comió.

(Dejó el aviso en portería).

La dueña fue clara y práctica. Lo único que quería es que las personas que pudieran le dieran de comer al chiquitito.  

Y aunque de repente cualquier otro tipo de vecinos hubieran ignorado el pedido, los de este edificio en específico se lo tomaron muy, muy en serio.

Fueron tan comprometidos que imprimieron una hoja con los días en los que tendrían que alimentar al pez, así cada vecino iba marcando los días que sí le dieron de comer. Hasta se dejaban mensajes entre ellos indicando detalles como “no echar tanta comida” o “no queda comida”.

Esta tierna historia se volvió viral cuando Nuria, una de las vecinas, compartió la experiencia en Twitter. 

Gracias a Nuria, más vecinos se sumaron al pedido especial. Un grupo le compró alimentos cuando se le acabó y otro le cambió el agua. 

@NuriagmZ

Al final, cuando volvió la dueña se dio cuenta que su pez ya era famoso. 

Para recordar este épico y tierno momento, Nuria compartió algunas fotos del protagonista:

“Pesesín” se hizo tan pero tan famoso que hasta la policía de Mallorca (España) compartió su historia.

*Te amamos pesesín*

¡Grande Pesesín!

Te puede interesar