Por Antonio Rosselot
2 junio, 2020

Mantas Pralgauskas y su esposa Rasa viajaron desde Lituania a la pequeña y paradisíaca isla de Koh Kood (Tailandia) para comenzar una nueva vida. Pero tras perder a su perrito Aiko, la pareja decidió agrandar la familia con más perros y ayudar todos los días a los miles de callejeros de la isla, donde no hay veterinarias ni protectoras.

Hace 6 años, Mantas Pralgauskas y su esposa Rasa, ambos oriundos de Lituania, decidieron tomar unas largas vacaciones para viajar por Tailandia. La pareja tenía dos perros en casa, Aibo y Rudis, y se tuvieron que despedir de ellos por teléfono cuando ya habían comenzado su viaje.

La pareja se instaló por un tiempo en la isla Koh Kood, la que terminó siendo un paraíso para ellos: se enamoraron rápidamente del lugar y supieron que era lo que estaban buscando para el resto de sus vidas. Pero debían volver a Lituania, porque sus perritos los estaban esperando ansiosos.

FB: Sabai Dog Koh Kood

Sin embargo, ocurrió algo que los hizo replantearse toda su vida. Aiko, su boxer de 10 años, cayó gravemente enfermo y, antes de que la pareja pudiese hacer cualquier cosa, falleció. Ambos estaban devastados, así que decidieron quedarse un tiempo más en la isla y adoptar a un cachorrito mientras decidían su futuro.

En su tiempo en la isla, se dieron cuenta de que había uno que otro perro callejero, pero no se dieron cuenta de la magnitud del tamaño hasta que se instalaron permanentemente allí: eran muchísimos, de los cuales la gran mayoría estaban enfermos o desnutridos. Además, no había veterinarios ni protectoras animales en la zona.

FB: Sabai Dog Koh Kood

Mantas y Rasa fueron a Lituania a buscar a Rudis, su otro perro, y se lo llevaron al paraíso del Sudeste Asiático. Una vez instalados, comenzó la invasión de perros: a la fecha han adoptado a 15 perros callejeros, de los cuales hay dos ciegos y cuatro con discapacidades; todos tienen su historia propia.

La pareja cuenta que su intención de darle casa a estos perritos les ha traído muchos problemas, pero han podido solucionarlos satisfactoriamente.

FB: Sabai Dog Koh Kood

«El casero del lugar que alquilamos hace años se negó a extendernos el contrato. Quedamos literalmente en la calle con nuestra gran familia, ya que el dueño de la casa era totalmente anti-animales. Pero ahora tenemos una nueva casa en un área remota de la isla, y estamos felices de estar con nuestros 15 peludos».

Sin embargo, la labor de ambos no queda allí: decidieron ayudar a todos los perros de Koh Kood, así que crearon la organización Sabai Dog Koh Kood, una red de alimentación y cuidado médico para los callejeros de la isla.

FB: Sabai Dog Koh Kood

Con el tiempo y la práctica, la pareja pasó de tener un conocimiento nulo en veterinaria a hacer certeros diagnósticos y tratamientos para los perritos enfermos, aprendiendo también de sus veterinarios conocidos allá en Lituania.

A la fecha, junto a otras organizaciones, Mantas y Rasa han esterilizado o castrado a aproximadamente 1.000 perros en la isla. Sin embargo, aún no llegan veterinarios a la isla y la pareja sabe que no podrá ayudar  por siempre.

«Para casos serios como pérdida de extremidades en trampas, heridas profundas o casos desconocidos, llevamos a los perros al continente en bote y después conducimos 100 kilómetros para llegar a una clínica veterinaria, o 700 para ir al hospital. No tenemos fondos para estos casos de emergencia, así que usamos nuestro propio dinero y pedimos a la gente que done».

FB: Sabai Dog Koh Kood

Si bien Mantas y Rasa sufrieron una gran pérdida en la forma de su perrito Aiko, lograron mitigar la pena dándole ese mismo amor a muchos más perros aislados en una paradisíaca isla.

Consagraron su vida al cuidado de los animales, ¡así que se merecen todos los aplausos del mundo!

Puede interesarte