Por Constanza Suárez
7 febrero, 2019

Se ha demostrado que darle amor a un perrito libera serotonina, dopamina y oxitocina. Lo mismo que las drogas, ahora entiendo por qué no puedo dejar de hacerlo.

Sabemos que estar cerca de los animales nos da felicidad. Es innegable esa alegría que se apodera de nosotros, sobre todo cuando los acariciamos o jugamos con ellos. Especialmente a los perros que suelen ser las mascotas más comunes.

Pero ahora, la ciencia confirma que acariciar un perro realmente tiene los mismos efectos que las drogas en nuestro cerebro. Ahora entendemos porque no podemos dejar de hacerlo y nos causa tanta felicidad.

Una investigación nos ha mostrado exactamente cómo las caricias de un perro «iluminan» ciertas partes del cerebro, y son solo una prueba más de que los perros mejoran nuestra vida.

CC

Según Petable, investigaciones han demostrado que acariciar a los animales provoca una pequeña oleada de dopamina y serotonina, lo que induce sentimientos positivos. Estos químicos que también son activados cuando consumimos drogas como la cocaína, las anfetaminas y el alcohol.

Un estudio de la Universidad Saint Catherine, en Estados Unidos, examinó a estudiantes universitarios que recibieron animales de terapia como mascotas durante los exámenes. Los resultados mostraron que todos reportaron niveles de estrés más bajos después de la experiencia.

British Psychological Society también informó que varios experimentos han demostrado que acariciar a un animal reduce la presión arterial y la frecuencia cardíaca, que están vinculados a los sentimientos de estrés. Si te sientes ansioso, puede ser una buena idea encontrar un animal agradable y dedicarle un poco de tiempo a darle un tratamiento táctil.

CC

Se ha demostrado que un toque suave, amigable y de apoyo libera serotonina, dopamina y oxitocina, disminuye la presión arterial y alivia el estrés, el mismo resultado que se obtiene al acariciar a un perro. Entonces, tocar a estos hermosos seres es un gran beneficio.

Como amantes de los animales, ya sabemos cuánto pueden mejorar nuestras vidas y hacernos felices, esto es solo una prueba más de ello. Así que apaga tu teléfono y dale un gran abrazo a tu pequeño bebé.

Puede interesarte