Por Camilo Morales
2 junio, 2022

“Él está conmigo todo el tiempo. Si sufro un gran espasmo muscular o tengo problemas para moverme y necesito recalibrar, puede meterse entre mis piernas, ayudarme a levantarme y equilibrarme”, explicó la actriz.

La vida de una persona puede cambiar drásticamente cuando conoce el diagnóstico sobre alguna enfermedad grave, como puede ser la esclerosis múltiple. Y es que para poder afrontar una afección de ese tipo los pacientes necesitan no solo de la ayuda médica, sino que también la ayuda emocional que le pueden brindar sus familiares, o incluso sus mascotas.

Selma Blair es una actriz de 49 años que en 2018 recibió ese diagnóstico por parte de los médicos. Más allá de echarse a morir, la actriz conocida por la película Cruel Intentions comenzó a hablar abiertamente sobre el tema y explicó que hace poco le dio la bienvenida a un perrito labrador inglés que le ha servido de terapia.

Reuters

Según información de People, Selma ha tenido una mejoría en su salud luego de su transplante de células madres hematopoyéticas, y de ahí en adelante también ha tenido un cambio en su ánimo.

Reuters

Un verdadero milagro fue que me di cuenta de lo que el apoyo hizo por mí. Soy una madre soltera y paso mucho tiempo sola con mi hijo y quería un apoyo legítimo“, explicó la actriz, quien fue aconsejada por su neurólogo adoptar un perrito de servicio.

Reuters

Así llegó a su vida Scout, quien le ha hecho más llevaderos sus días. “Todavía es joven, aun no tiene dos años, pero es un tremendo regalo. Él está conmigo todo el tiempo. Si sufro un gran espasmo muscular o tengo problemas para moverme y necesito recalibrar, puede meterse entre mis piernas, ayudarme a levantarme y equilibrarme. Me ha dado independencia“, agregó.

Ahora Selma se siente con mucho más movimiento y con más desarrollo en su resistencia corporal. Además, se lleva muy bien con su hijo Arthur, de 10 años, con quien ya son mejores amigos.

Carter Smith

Estoy muy bien. Estoy en remisión con la esclerosis múltiple y todo se ve muy bien. Hubo muchos cambios en mis habilidades físicas y emocionales después de ese último gran brote“, complementó la actriz.

Gracias a la compañía de su perrito ha podido sobrellevar la enfermedad día tras día. Y es que el cariño que él le ha otorgado a ella le ha servido como una verdadera terapia.

Puede interesarte