Por Daniela Morano
5 diciembre, 2018

No es cuestión de suerte, algunas razas pueden fácilmente detectar esta enfermedad, acertando un 98% de las veces.

Los perros y animales en general poseen un instinto natural que el ser humano sólo puede soñar con tener. Esto los ayuda a sobrevivir en las más adversas de las condiciones y, en el caso de esta husky, incluso le ayudó a salvar la vida de su dueña. Y no necesitó de nada más que de su olfato.

Stephanie Herfel, de 52 años, sentía hace meses dolor en su abdomen. Cuando fue al médico, simplemente le dieron medicamentos para el dolor y le aseguraron que se trataba de un quiste, nada grave.

Herfel adoptó a Sierra, su husky, el 2011 cuando su hijo se fue de servicio con la fuerza aérea de Estados Unidos ese año. Un día, Sierra se acercó al abdomen de su ama temporal, la olió y corrió lejos de ella, acurrucándose dentro de un armario, aterrada.

Stephanie Herfel

La mujer dijo a Dailymail que ella también se asustó y que considerando su continuo dolor más la reacción de Sierra, quizás era buena idea visitar al ginecólogo. Tras realizarse exámenes de sangre le diagnosticaron cáncer de ovarios el 2013 y debió someterse a una histerectomía, quimioterapia y la extirpación de un bazo.

Stephanie Herfel

Hasta entonces todo bien. Sierra le había salvado la vida, algo que los médicos no habían podido hacer. Sin embargo entre el 2015 y el 2016, su cáncer volvió, cosa que la perrita también identificó. Este se había extendido a su pelvis e hígado. Si bien continúa en tratamiento, este actualmente ha desaparecido casi por completo.

Su doctor, David Kushner, le contó a Herfel que la reacción de su husky no era nada raro ni cuestión de suerte. Muchas razas son capaces de detectar cáncer en las personas, con un 98% de precisión.

Stephanie Herfel
Stephanie Herfel

Sierra en particular no sólo ayudó a su ama, también detectó cáncer de ovarios en una amiga de ella que visitaba su casa frecuentemente.

“Le debo mi vida”, dice Herfel. “Es una bendición”.

Puede interesarte