Por Predeterminado del sitio
2 septiembre, 2015

No puedo creer que un poco de agua y jabón los pueda hacer ver tan distintos. 

Reconozcámoslo. Todos los perros necesitan de una ducha cada 2 o 4 semanas para mantenerse limpios, libres de pulgas y garrapatas, desprenderse del pelo muerto, oler rico, y en el caso de que vivan dentro de la casa, para que no ensucien todo a su paso.

Un proceso que puede ser agradable e incluso divertido si el perro coopera, o que puede ser un completo suplicio, si es que le teme al agua, tiene pelo largo y enmarañado, es muy grande o si es que el buen genio no es su fuerte. ¡Pero basta de procesos! Este artículo se trata del antes y el después de la ducha. De cómo cambia su aspecto físico al tener el pelo lacio y pegado a la piel, y por sobretodo, de cómo parece cambiar la personalidad tras ser enfrentados al agua y jabón.

Dry Dog Wet Dog (Perro seco, perro mojado), es la serie que la galardonada fotógrafa de animales, Serenah Hodson decidió crear, tras su experiencia bañando a Simon, Garfunkel y Henri, un bulldog inglés, uno francés y un salchicha de pelo largo con los que convive felizmente.

No te pierdas las fotografías del antes y después de la ducha a continuación:

Untitled-5

Serenah Hodson

perro

Serenah Hodson

Untitled-8

Serenah Hodson

Untitled-6

Serenah Hodson

Untitled-2

Serenah Hodson

animal-portraits-dry-wet-dog-serenah-hodson-6

Serenah Hodson

animal-portraits-dry-wet-dog-serenah-hodson-9

Serenah Hodson

animal-portraits-dry-wet-dog-serenah-hodson-4

Serenah Hodson

animal-portraits-dry-wet-dog-serenah-hodson-5

Serenah Hodson

Untitled-7

Serenah Hodson

animal-portraits-dry-wet-dog-serenah-hodson-8

Serenah Hodson

Untitled-1

Serenah Hodson

animal-portraits-dry-wet-dog-serenah-hodson-11

Serenah Hodson

Untitled-4

Serenah Hodson

Puede interesarte