Por Yael Mandler
6 octubre, 2015

Él te lo agradecerá por siempre.

¿Cuántas veces darías lo que fuera por saber lo que tu perro está pensando? Algunas veces por entretención, pero otras por preocupación. Probablemente tu mascota siempre te espera con una gran sonrisa, ojos muy vivos y ganas de jugar todo el tiempo, pero hay veces en que eso no pasa y te preguntas por qué. Ellos no pueden decirte si les duele algo o están pasándolo mal y aunque lo veas en sus caras, a veces no es suficiente.

La clave es leer bien las señales, una filosofía que se debería poder aplicar a todos los aspectos de la vida, pero que si hablamos de tu perro, podría significar la diferencia entre la vida y la muerte. Para ayudarte con esta importante misión, aquí hay una serie de signos que te ayudarán a deducir que tu perro podría estar enfermo.

Obviamente, la idea es que si ves alguno de estos síntomas, no saques a relucir tus ganas de ser médico, sino que lleves a tu mascota al veterinario para que le den el diagnóstico y tratamiento indicado.

1. Inexplicable pérdida de peso

View this post on Instagram

Meri scared my ears off! ~Phil

A post shared by Teh Megan (@canidecideanotherday) on

Una pérdida repentina de peso es una señal muy clara de que algo podría andar mal, al igual como sucede con las personas. No se trata de perder unos pocos gramos o kilos, que puede ser normal, sino que cuando veas que tu mascota perdió el 10% de su peso corporal o más, tienes que ver de qué se trata. Podría ser algún desorden metabólico, una enfermedad neuromuscular, o incluso algo más serio como una enfermedad al corazón o cáncer. Aunque también puede deberse a desorden en la dieta por falta de apetito.


2. Fiebre

Si se eleva la temperatura de tu perro, significa que su cuerpo está luchando con una infección, por lo que es muy importante que lo lleves al veterinario, sobre todo si eso va acompañado de otros comportamientos o síntomas extraños.


3. Diarrea o sangrado

La diarrea en sí es muy peligrosa porque causa deshidratación y si tienes un perro pequeño, podría poner en riesgo su vida. Hay ocasiones en que ésta va acompañada de sangre. En este caso podría tratarse de una úlcera, parásitos, colitis o problemas en las glándulas anales. Por supuesto que todas tienen distintos niveles de gravedad, pero todas deben ser revisadas por un especialista.


4. Tos persistente

Pixabay

A los perros no les da asma, por lo que escucharlos toser insistentemente puede ser signo de bronquitis, neumonia o un problema cardiaco. Desde la receta de antinflamatorios hasta cirugía están entre la gama de soluciones, así que lo más importante es llevarlo al observación. 


5. Fatiga o desmayo

Pixabay

Todas las razones que hagan desmayarse o fatigarse a un perro son de cuidado y no pueden ser ignoradas. Algunos de estos episodios son muy breves y otros más largos, pero no deben pasar desapercibidos. Si tu mascota permanece extrañamente cansado, una ida al veterinario podría lograr detectar tempranamente un enfermedad como cáncer, pancreatitis o alguna enfermedad al riñón


6. Abdomen distendido

Pixabay

Muchas de las enfermedades relacionadas a este síntoma podrían ser graves. Podría tratarse de un problema hormonal o sangrado interno. Además de estas causas directas, la hinchazón podría acarrear otros problemas si no se le da atención, como dificultad para respirar, debido a que se podría estar presionando la cavidad del pecho.  


7. Problemas al orinar

Pixabay

Una de las causas principales de este síntoma podría ser cálculos en la vejiga u otro tipo de obstrucciones. Es muy necesario en este caso ir al veterinario para que puedan removerle lo que sea que está bloqueándolo. De haber sangre en la orina, también es de mucho cuidado, porque podría tratarse de una infección o cáncer. 


8. Inquietud

Aunque a veces no es reflejo de alguna enfermedad, puede tratarse de la forma que tiene tu perro para decirte que no se siente bien o que algo anda mal. Podría tratarse de que este soportando un gran dolor o un estado de molestia en general, que le crea ansiedad. Es bueno que siempre descubras la razón.


9. Dificultad para respirar

Si tu perro jadea más de lo normal, se fatiga con facilidad o tiene de pronto una forma muy ruidosa de respirar, debe ser examinado lo antes posible. Podría tratarse de una enfermedad al pulmón o al corazón, una obstrucción o infección. Aquí la atención debe ser rápida porque si no llega le suficiente oxígeno, podrían dañarse otros órganos.    


10. Ojos rojos

Si la parte blanca del ojo de tu perro se pone roja, debes poner atención porque podría derivar en un glaucoma o un trastorno en la cuenca del ojo. Si no se trata con cuidado, podría derivar en ceguera, por lo que hay que saber con rapidez de qué se trata.


11. Vómitos

Captura-de-pantalla-2015-10-05-a-las-15.04.04

shagshagshaggy

A veces puede hacerse difícil percatarse si tu perro vomita, porque tienden a comerse esos residuos después de botarlos. Pero si logras darte cuenta, llévalo al veterinario. Podría estar sufriendo de una obstrucción intestinal, una infección, pancreatitis, o una enfermedad al hígado o al riñón. También podría ser un desequilibrio hormonal. Mientras antes sea tratado, mejor.

Yo ya tomé nota…¿Y tú?

Puede interesarte