Por Lucas Rodríguez
23 marzo, 2020

Ponernos en el lugar de los animales en cautiverio es la mejor manera de comprender su sufrimiento. Ahora que nos ocurrió literalmente, no podemos negarlo.

Dentro de la situación de cuarentena que muchos de nosotros hemos tenido que vivir, hay algunos que hemos sido afortunados. Quizás afortunados no es la palabra correcta para referirnos a quienes no caímos presa de una infección pulmonar, capaz de hacernos pasar por momentos de bastante sufrimiento, e incluso, poner en riesgo nuestra vida. Tener buena salud, hacer ejercicio, no fumar, tener la suerte de haber nacido con un sistema inmunológico que funciona bien, son todos elementos que contribuyen a que una buena cantidad de nosotros sienta que lo están encerrando sin razón.

@rishi_kiynat

«Estoy saludable, es difícil que me contagie, por qué me hacen guardar esta ridícula cuarentena». La respuesta simple a eso es porque los demás lo necesitan. El coronavirus se transmite con mucha facilidad, lo que vuelve casi inevitable que si no tomamos una decisión consciente de quitarnos del camino, terminemos por infectar a alguien que sí puede llegar a pagarlo muy caro. Esta es el mejor de los consuelos que te podemos ofrecer si eres uno de los afortunados.

@rishi_kiynat

El resto de las emociones que probablemente estés experimentando, como la soledad, rabia, pena o incluso, el simple aburrimiento, estarán ahí por todo el tiempo que dure está cuarentena. Podemos negarlas, pero eso es tan efectivo como cerrar las cortinas ante una tormenta. Lo que sí podemos hacer con ellas es reconocerlas, comprenderlas, aceptarlas como parte de nuestra vida. Ver lo dañinas que son para nuestra existencia y luego recordar cómo nunca más queremos volver a experimentarlas con esta intensidad.

@rishi_kiynat

Haciendo todo eso, no solo nos fortaleceremos frente a una situación inevitable, sino que también nos podremos acercar a lo que sienten quienes estén en una situación similar. Saber que personas en todo el mundo están pasando por lo mismo, te hará sentir acompañado. Reflexionar que los animales en los zoológicos están en una situación similar, no puede hacer otra cosa aparte de acercarte a la noción de que tener a un ser vivo encerrado en contra de su voluntad, no tiene cómo ser algo positivo para su vida. 

@rishi_kiynat

La diferencia entre ellos y nosotros, es que esto es temporal para nosotros, además de que lo hacemos por solidaridad con quienes pueden terminar mal heridos. Ese salvavidas de que lo estamos haciendo por los demás, es algo que no existe en la vida de un animal enjaulado. Para ellos, es solo un cautiverio miserable. Pensar esto puede servir para que cuando hayamos terminado con esta cuarentena, reflexionemos si realmente era necesario forzar en las otras especies.

Puede interesarte