Por Pamela Silva
9 abril, 2019

Estos traviesos juran que pueden conseguirlo todo con sus ojitos y la verdad es que sí, pueden conseguirlo todo y no me importa que mientan los amo igual 😍

Tener una mascota es lo mejor que me pudo haber pasado en la vida, me enseñó un amor tan incondicional que nunca pensé podía existir -ni mucho menos, sentir-. Y los perros sobre todo son seres maravillosos, que te llena de alegría la vida, te convierten en una mejor persona y hacen tus días mucho más agradables.

Pero también son unos traviesos que te hacen pasar más rabias de las que uno puede imaginar (aunque después siempre terminamos perdonándolos, porque les perdonamos todo).

Y sucede que un estudio realizado por Animal Cognition asegura que los perros nos mienten descaradamente y no tienen problemas manipulándonos para conseguir lo que quieren.

iStock

La investigación se basó en entrenar a 27 perros entre los 1.50 y 15 años, de diferentes razas. Lo que hicieron fue presentar a los perros ante dos tipos de personas: una cooperativa y una competitiva.

El ejercicio consistía en que colocaban golosinas para perros en dos cajas distintas -ante la vida de ellos- y después las cerraban junto a una tercera caja vacía. El trabajo de los animales era llevar a la persona hacia una de esas cajas.

La persona cooperativa le daba el premio al animal cuando seleccionaba la caja correcta mientras que la competitiva se los quitaba.

iStock

Hicieron el mismo ejercicio por un par de días, hasta que finalmente los perros dejaron de llevar a la persona a las cajas con comida y las guiaban hacia la vacía porque entendieron que había beneficio alguno para ellos -al llevarlas a las que sí tenían comida-.

Y de hecho, después podían elegir a quien querían más y siempre seleccionaban a quien le daba los trucos, demostrando que su interés máximo estaba en obtener el premio.

«Al comparar el comportamiento de los perros en presencia de la cooperativa y la pareja competitiva, encontramos una interacción entre el día de la prueba y la función de la pareja en llevarlos a la caja de comida que contiene la comida preferida. En ambos días de prueba, los perros tenían más probabilidades de llevar a la pareja cooperativa que a la competitiva a la caja que contenía el alimento preferido, y este efecto fue más fuerte en el segundo que en el primer día de prueba».

-Animal Cognition.

iStock

Lo que demuestra este ejercicio según los investigadores es que los animales mienten en su preferencia por nosotros guiados en que ellos quieren obtener algo a cambio.

Y honestamente, puede que sea cierto porque mi mascota siempre le mueve más la cola a mi mamá porque ella le da premios todo el día, pero aún así lo amo con todo el corazón aunque sea un traidor que se guía por su estómago.

Puede interesarte