Por Javiera Irarrázaval
17 octubre, 2016

Cuando ambos regresaron del despliegue, el perro fue enviado con un contratista, que aseguró tener trabajo para él: pero no fue así, lo llevaron a una perrera, y allí estuvo 17 meses.

Dicen que los perros son el mejor amigo del hombre, quizás por eso surgió esta linda amistad entre Vance McFarland, un militar estadounidense, y un perro especialista en detección de explosivos llamado Ikar quienes trabajaron de manera conjunta en Afganistan. Cuando ambos volvieron de la guerra, recién 3 años después se volvieron a reencontrar: sin duda un momento emocionante para ambos.

A veces todo era bueno, a veces súper estresante, tener a Ikar definitivamente lo hizo mejor. Que te acompañe un perro en tu trabajo es como llevar un poco de casa.

-Vance McFarland a KTVB News-

Cuando ambos regresaron del despliegue, el perro fue enviado con un contratista, que aseguró tener trabajo para él: pero no fue así, lo llevaron a una perrera, y allí estuvo 17 meses. Por suerte el dueño del lugar amaba los animales y se preocupó de su bienestar. 

Después de un tiempo el equipo de Mission K9 Rescue y la Asociación Americana de Guard Dogs se unieron para comenzar una campaña para devolver a Ikar y 10 perros más a los soldados que ayudaron en la guerra.

Ellos se comunicaron  con  McFarland a través de su cuenta de Facebook, a través de la red social se enteró que su compañero había sido abandonado y luego rescatado. Cuando le ofrecieron la opción de adoptarlo él no lo dudó ni un minuto. Ahora Ikar cambiaría los explosivos por una vida normal de perros: con una familia, y otros dos canes que lo esperaban en Idaho.

En el video a continuación podrás ver este emocionante reencuentro entre Vance y su héroe de cuatro patas.

¡Esta historia tiene un final feliz! Esperamos que Ikar sea feliz por el resto de su vida.

Puede interesarte