Por Camilo Morales
13 mayo, 2022

El perrito Duke llegó hasta la base militar buscando comida y un techo donde guarecerse. De esta forma, se hizo un compañero inseparable de las tropas estadounidenses.

Los perritos siempre se han caracterizado por su fidelidad, su cariño y su amigable personalidad. No por nada son llamados como los “mejores amigos del hombre”. Pero esa conexión no solo se da a un nivel de mascotas y dueños, sino que también en otros ámbitos.

Un ejemplo de esto es el perrito que se hizo “mejor amigo” de los soldados estadounidenses en medio del conflicto de Kosovo. Según información de Mirror, se trata de Duke, un perrito callejero que se acercó a una base militar del ejército de Estados Unidos en 2021 en busca de comida y abrigo, y ellos lo adoptaron.

Paws of War

El can tuvo que pasar por muchos momentos difíciles, ya que además de vivir en un país que estaba en pleno conflicto armado, tenía que estar burlando cotidianamente a la muerte y al peligro.

De hecho, hubo un tiempo que Duke se alejó de la base militar y recibió un disparo en una de sus patas. Cuando fue encontrado, fue examinado por los médicos de la base y se descubrió que una de sus patas estaba fracturada.

Paws of War

Duke estuvo durante 6 meses rehabilitándose junto a un equipo de rescatistas en el extranjero, llamado Paws of War, y junto a los soldados que tanto cariño le habían tomado.

Luego de esa traumática experiencia, tanto los soldados como los altos mandos decidieron que ese no era un lugar seguro para él y prometieron llevárselo hasta Estados Unidos y adoptarlo para siempre.

Paws of War

El perrito ya está totalmente recuperado de su pata y puede jugar normalmente con otros perros que merodean por la base militar. Aún falta que se completen los documentos y formularios necesarios para que pueda entrar a Estados Unidos.

Toda la unidad del Ejército está tan emocionada de que Duke regrese a casa. Este es el momento por el que siempre hemos orado“, explicó el sargento Kelsey, uno de los uniformados que más conexión ha tenido con el perro.

Paws of War

Los soldados están tan emocionados por el nuevo futuro de Duke que incluso le organizaron una fiesta de despedida en la base, con la ayuda de la organización The Alamal Foundation.

Así fue que Duke celebró junto a sus amigos humanos con sombreros de fiesta y un pastel de perritos. Ahora este perrito que tanto acompañó a las tropas estadounidenses y les ayudó a mantener un buen ánimo por fin podrá descansar en un hogar tranquilo y pacífico.

Puede interesarte