Por Constanza Suárez
18 junio, 2019

Los pingüinos Adelaida atravesaron por una temporada de reproducción “catastrófica”. La segunda en cuatro años.

La contaminación y poca consciencia humana respecto al medio ambiente no solo está destruyendo el planeta, sino que también a los animales. Ellos no merecen desaparecer por nuestra culpa. Aunque lamentablemente es lo que está ocurriendo.

Una colonia de aproximadamente 40.000 pingüinos Adelia en la Antártida sufrió un «evento de reproducción catastrófica»: todos, excepto dos polluelos, murieron de hambre a principios de 2017.

Y Ropert-Coudert/CNRS/IPEV

Una cantidad de hielo inusualmente alta hizo que los adultos tuvieran que viajar más lejos para conseguir comida y que los polluelos murieran mientras esperaban.

Esta es la segunda vez en solo cuatro años que se produce este tipo de devastación en la población. No se había visto antes en más de 50 años de observación. Que tantos pingüinos hayan muerto de hambre es una señal de que algo anda muy mal en la Antártida. En respuesta al trágico episodio, investigadores comenzaron un área marina protegida en el este de la Antártida.

En 2013 la colonia sufrió un incidente similar, pero donde no sobrevivió ninguno de los polluelos, según consignó The Guardian.

Reuters

El aumento en el hielo marino estaría afectando negativamente a la especie, según señaló Yan Ropert-Coudert, del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia a The Guardian. Luego agregó que se necesita una «cobertura óptima de hielo marino» para «prosperar».

El cambio climático, así como la pesca y el turismo también han tenido un impacto en los pingüinos Adelia, lo que ha provocado una disminución de la población y el temor de una posible extinción, según algunos investigadores, informó The Guardian.

Puede interesarte