Por Romina Bevilacqua
18 diciembre, 2014

El pasado mes de octubre la noticia de la muerte de Suni, uno de los últimos 7 rinocerontes blancos del norte en el mundo estremeció a todos y ahora la historia se vuelve a repetir. Ahora que falleció Angalifu, un macho de 44 años que aparece en la fotografía superior, sólo quedan 5 rinocerontes blancos del norte en todo el mundo, según informó el zoológico Parque Safari de San Diego.

«La muerte de Angalifu es una tremenda pérdida para todos nosotros», señaló el encargado del parque, Randy Rieches. «No sólo porque lo queríamos mucho en el parque, sino porque su muerte trae a esta maravillosa especie un paso más cerca de la extinción«, agregó. Uno de los principales causantes de la drástica disminución de la especie, fue la caza furtiva.

Tras la muerte de Angalifu, que falleció de viejo, el futuro de la especie reside en el macho y las cuatro hembras que quedan. Sin embargo, su destino lamentablemente no se ve muy promisorio. Los intentos de que Angalifu y Nola –un rinoceronte blanco hembra del zoológico de San Diego– se aparearan fueron un fracaso. Y pese a que se envió a los otros tres rinocerontes –un macho llamado Sudan y dos hembras llamadas Najin y Fatu– a Kenya para crear una descendencia en un ambiente más natural, la semana pasada el conservacionista en la reserva Ol Pejeta Conservancy en Kenya dijo que los rinocerontes no se podrían reproducir naturalmente.

«Medir el ciclo de la hembra es difícil», dijo Rieches a Los Angeles Times. «El rinoceronte es una de las especies en las que todavía estamos trabajando para perfeccionar la inseminación artificial. La fecundación in vitro podría ser la única esperanza para mantener a la especie«.

Angalifu llegó a California desde el zoológico Khartoum en Sudán en agosto de 1990 y desde entonces vivió en el zoológico de San Diego.

Visto en: Iflscience

Puede interesarte