Por Andrea Araya Moya
17 octubre, 2016

Debió haberlo pensado dos veces.

Tal como para nosotros es el dentista, los animales no soportan ir al veterinario. Es como llevarlos al castigo, como obligarlos a hacer algo que no les gusta. La inyecciones, las miradas extrañas, la mesa fría y las luces por doquier incomodan a cualquiera, pero más a tus mascotas. Es por eso que no es nada raro que tu perro, o la mascota que tengas, se vuelva inquieto y hasta se comporte rebelde contigo luego de una visita al veterinario.

Así le pasó a Davie, el dueño de un tierno pero bóxer llamado Chops. Davie debía llevar a su perro al veterinario por un examen de rutina, pero Chops no estaba de acuerdo, para nada. Sin embargo, Davie igualmente llevó a su perro, pero no esperaba que Chops tuviera una reacción tan cómica por esto: ignoró completamente a su amo, de principio a fin.

El video, publicado en Youtube, muestra a Chops, en primer lugar, en la clínica veterinaria, encerrado en un lugar y mirando con aspecto molesto a su amo. Él lo mira y le habla, pero Chops simplemente lo ignora.

Está muy enojado

Luego podemos ver a Chops dentro del auto, en el asiento del copiloto, mostrándose molesto e ignorando a Davie aún. Incluso, él sigue intentando hablarle y explicarle, pero Chops se niega a ceder y lo mira de reojo. Y así es como le hace saber su molestia a Davie, mientras se niega a bajar del auto regreso a casa.

Sigue estando muy molesto

Probablemente Davie debió haber pensado mejor sobre esa visita al veterinario.

Quizá deba recompensar a Chops.

Puede interesarte