Por Daniela Morano
14 septiembre, 2018

Gus tenía 28 balines dentro de su cuerpo y un cordón amarrado a su cuello, por lo que necesitó de varias operaciones. Sin embargo gracias a personas de buen corazón, ahora se encuentra sano y salvo en un hogar temporal.

A veces pensamos que para tener una mascota, las personas primero deberían aprobar algún tipo de curso sobre cómo cuidarlas. Es que son tantos los perritos que son abandonados a su suerte en las calles que es difícil pensar que alguien con corazón o conocimiento sería capaz de tan cruel acto.

El mes pasado, Laura Forma se encontró con algo muy inusual en la calle mientras conducía cerca de su casa en Houston, Texas. Un perro que aparentemente se veía normal, tenía su cara completamente hinchada, casi tres veces su tamaño normal.

Laura Forma

“Estaba conduciendo y lo vi en medio de la calle caminando en medio del tráfico. Me detuve e intenté tomarlo pero se escapaba hacia otro lado. No le interesaba acercarse“, dijo Forma a The Dodo. También intentó darle de comer pero tampoco lo aceptaba y eventualmente este desapareció entre medio de unas casas.

Forma debió irse a su casa pero compartió en Facebook la información tan pronto como pudo. Su post fue leído por Anna Barbosa, presidenta y cofundadora de Houston K-911 Rescue, un grupo de ayuda a perros abandonados.

Houston K-9 Rescue
Houston K-9 Rescue

“Justo estaba cerca del vecindario cuando ella compartió esto, así que fui a buscarlo. No podía encontrarlo, pregunté por ahí pero nadie sabía de qué hablaba”, dijo.

Forma apenas terminó de trabajar ese día fue junto a otras personas en la búsqueda del perro a quien lograron capturar con éxito. Lo llevaron al veterinario VERGI donde Houston K911 Rescue se hicieron cargo de él.

Houston K-9 Rescue

Nombraron Gus al perro, quien resulta que tenía un cordón de zapato amarrado alrededor de su cuello. Este estaba apretado y provocó la hinchazón. “Los fluidos no pasaban hacia su cuerpo porque el paso estaba cortado. Lo que creo que ocurrió es que cuando era cachorro, alguien que no sabía bien qué hacer le puso este cordón. La educación es una parte importante de ser dueño de un perro, y si no sabes bien qué hacer, entonces haces lo que sea. Sin embargo, esto es sólo una teoría”, dijo Barbosa.

Cuando le realizaron radiografías, encontraron que Gus tenía 28 balines atrapados en su cuerpo, alguien la había disparado varias veces. “Estaban en el lado derecho de su cuerpo. No sé cómo pasó… ¿lo ataron? ¿estaba amarrado y alguien disparándole? Quién sabe”.

Houston K-9 Rescue

En un principio no estaban seguros de que Gus sobreviviría pero no lo dejarían abandonado sin intentar rescatarlo. Le realizaron varias operaciones y Gus, de 8 meses de vida, logró sanarse.

Una vez que estaba estable, se fue a vivir con Marina Harrison, una mujer que le entrega hogar temporal a perros que son rescatados por K-911 Rescue.

Houston K-9 Rescue
Houston K-9 Rescue

“Al principio estaba muy nervioso pero de a poco tomó confianza. Mueve la cola de repente, come. Le gusta robarle la cama a mis otros perros cuando puede, así que definitivamente tiene su carácter, lo cual es muy bueno”, dijo Harrison.

Houston K-9 Rescue

Si bien Gus aún se encuentra en proceso de recuperación, está en buenas manos mientras tanto. “Esta muy bien. Actúa como si nada hubiese pasado. Es muy cariñoso y nos lame y besa. Está buscando una casa“, afirmó Forma.

Si viven en Houston, aquí pueden adoptar a Gus, o donar al mismo refugio para mantener a todos esos buenos chicos.

Puede interesarte