Por Moisés Valenzuela
3 octubre, 2018

Todos los días a las 8 de la mañana el hombre les llevaba su alimento. Un día se retrasó 15 minutos.

Todos disfrutamos ver a los animales que juegan en los parques y lagos de la ciudad. Con frecuencia nos sentamos a observarlos y nos reímos de lo que hacen. Sin duda que son agradables compañeros para un paseo.

Pero en invierno las cosas se ponen difíciles para nuestros amigos. Las bajas temperaturas, las lluvias provocan que la comida escasee y ser un ganso o un pato se vuelve difícil.

Consciente de esto, Jitesh Parmar, un habitante de Cardiff, se propuso ayudar a estos animalitos. Todos los días, a las 8 de la mañana, se acerca al Roath Lake para alimentar a un grupo compuesto por cisnes, patos, gaviotas y gansos. 

Youtube

El bello gesto de Jitesh se hizo una rutina que el resto de la ciudad notó. Lo llaman “el hombre que susurra a los pájaros y consigue grandes cantidades de pan duro para alimentar a sus amigos.

Youtube

Pero un día el hombre quiso dormir un poco más y tardó 15 minutos en llegar a la orilla del lago. Un retraso mínimo, pero que aun así sus comensales no iban a tolerar.

Al notar que Jitesh no llegaba, el grupo de aves comenzó a sentir hambre y su desayuno no estaba listo. Minutos después decidieron no seguir esperando: fueron ellos por él. Así que cruzando el parque se dirigieron en la dirección que siempre aparece su amigo. Lo buscaron por todas partes.

Una vez que llegaron a la calle, esperaron que los automóviles se detuvieran y cruzaron para encontrar a su amigo. Ahí se toparon con él y lo escoltaron hacia la orilla del lago, asegurándose de que les diera el desayuno correspondiente.

Youtube

Es sorprendente Jitesh y este grupo de animales han establecido una relación profunda de amistad. No cabe duda que todos deberíamos aprender un poco de ellos y tener este tipo de gestos con los demás. Pero si estás pensando alimentar a un grupo de aves, no olvides poner tu despertador, sino, ¡los tendrás en la puerta de tu casa!

Puede interesarte