Por Moisés Valenzuela
5 septiembre, 2018

La nostalgia por su cama vieja le duró sólo unos segundos.

Cuando un perro decide dormir en un lugar, hagas lo que hagas, no podrás cambiar su decisión. Por eso debes escoger bien el lugar dónde quieres que duerma o la cama que le vas a regalar, porque si no le gusta, seguro lo tendrás durmiendo sobre tu almohada. 

La dueña de Chunk, un pequeño bulldog inglés, tomó la decisión acertada. Compró una cama para su cachorro y nos atrevemos a decir que sobre ella es el perro más feliz del mundo.

Youtube

En un video grabado por su ella, se puede ver cómo Chunk salta de un lado hacia otro, como si no creyera que esa cama tan grande y cómoda es sólo para él. 

Cuando deja de saltar, el pequeño pone su cara contra la suave cama, clava sus patas, rueda y parece el perro más cómodo.

En un momento Chunk se detiene para tomar un respiro y mira hacia su cama vieja. Creemos que sintió algo de nostalgia, porque se dirige a verla y olerla, pero en ese instante pareciera que recuerda que ahora tiene una más grande, nueva y cómoda, por lo que vuelve rápidamente a saltar y a emocionarse.

Al ver a este pequeño bulldog hasta nosotros tenemos ganas de tener una cama como la de él, y si no es la misma, por lo menos de sentirnos tan feliz como él cada vez que recuerda que tiene un nuevo lugar donde dormir.

Youtube

Puede interesarte