Por Antonio Rosselot
17 febrero, 2021

En un video de 2018 que trascendió nuevamente en las redes, Paquito no se despegó de la ropa de quien era su amado dueño, un hombre de apellido Castro. Si bien había pasado mucho tiempo desde la muerte del hombre, se vio que el chihuahua lo recordaba con mucha nostalgia.

Nos evitaremos abrir con ese discurso de que el perro es el mejor amigo del ser humano, porque ya lo sabemos más que bien, y sabemos también lo que significa asumir el cuidado de un animal y construir una relación de afecto con éste.

Por lo mismo, cuando una de las dos partes deja este mundo, la otra sufre su ausencia física, pero también se afirma de pequeños detallitos y objetos que hacen que el ser fallecido esté un poquito más cerca.

TW: @evlyncastro16

En los últimos días se viralizó un video de 2018 en Twitter, en el que se cuenta un caso que ejemplifica lo anterior a la perfección. Este es Paquito, un pequeño chihuahua que sufrió la muerte de su dueño hace ya unos ocho años, pero que sigue recordándolo vívidamente.

Paquito fue adoptado por los Castro, la familia de su anterior padre, pero cada vez que tiene la oportunidad de interactuar con algo que le recuerde a su vida pasada, la aprovecha al máximo. Eso sucedió en el video mencionado, tal como explicó Evlyn Castro —sobrina del hombre— en su tuit.

Así es: después de seis años, Paquito tenía totalmente incorporado el olor de la ropa de su dueño anterior, y la melancolía lo atacó de inmediato: se echó encima de las prendas —que habían sido sacadas para ventilarlas después de una lluvia— y no lo pudieron sacar de allí ni con una grúa.

Era un símbolo de su pasado feliz, y si bien el presente también lo estaba tratando bien, quiso recordar los buenos momentos que pasó antes de la tragedia, tal como en la imagen donde aparece acomodado en el bolsillo de la camisa del hombre.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo.

Quizás Paquito sabe que su familia ahora es otra, y que su dueño probablemente nunca vuelva a aparecer. Pero la esperanza siempre será lo último que se pierde.

Puede interesarte