Por Daniela Morano
14 septiembre, 2018

La verdad es que no soportó estar lejos de él y no encontró mejor manera de apurarlo que sentándose a su lado. Aunque eso significara convertirse en un perro deportista.

No se llama al perro el mejor amigo del hombre (o mujer) por nada. Es, sin duda, el compañero más fiel que alguien podría tener o quizás el compañero más entrometido que pueda haber. Porque convengamos en que al igual que los gatos, estos tienden a ser muy curiosos y meten su nariz en donde se que puedan aunque no tengan idea de que a veces es un peligro.

Boris, un bulldog francés, ciertamente no tenía idea del peligro que corría cuando se le ocurrió subir solo por una escalera hasta el techo de su casa en Hertfordshire, Londres.

Oil Leathers, su dueño, trabajaba arduamente en el techo de la casa cuando se percató que la escalera se movía. “¿Qué haces?”, le pregunta a Boris quien ya va a medio camino para supervisar el trabajo de su dueño. Este subía lenta pero seguramente, indiferente a todo lo que ocurría a su alrededor.

“Estábamos arreglando el techo y tenía sus patas delanteras en la segunda parte de la escalera y ladraba para subir. Lo próximo que sé está arriba. Nunca antes lo había hecho, tiene sólo un año así que es un cachorro. Es brillante”, dijo Leathers a Daily Mail.

Los bulldogs son conocidos por ser una raza muy leal y pueden llegar a sufrir ansiedad si están separados por mucho tiempo de sus familiares.

Boris sí que subió la vara para otros bulldogs ahora, pues también son conocidos por sus problemas respiratorios y no pueden hacer mucho trabajo físico generalmente.

Ahora, nos preguntamos cómo logró bajar. De seguro necesitó de la ayuda de su dueño para esa tarea.

Puede interesarte