Por Andrea Araya Moya
30 marzo, 2017

«¡Te dije que no lo hicieras!»

Probablemente más de alguna vez te ha pasado que ves una linda mascota por ahí y quieres llevarla a casa, pero no te dan permiso para tenerla, así que debes buscarle otro lugar o devolverla a quien te la regaló. Y luego de eso comienzas a desear tener una mascota o, más aún, inventas un plan perfecto para tener una sin que los demás se den cuenta. Así lo hizo Jimmy, un tierno abuelo de Puerto Rico que ingeniosamente escondió una adorable familia de gatos.

Syl

Jimmy es un abuelo de 85 años que vive en Puerto Rico junto a su esposa. El lugar en el que viven está lleno de gatos merodeando y que no tienen dueño, pero la pareja no ha podido darles un hogar, pues, mientras Jimmy preferiría adoptarlos, su esposa prefiere que se queden tal donde están.

Así que un día Jimmy hizo lo que todos hemos soñado hacer cuando queremos adoptar una mascota sin que nos regañen. La nieta de Jimmy, Syl, publicó un tuit contando la gran hazaña de su abuelo. Y la sorpresa que se llevó.

«Mi abuelo dejó que una gata callejera tuviera a sus gatitos en su garage y ahora está criando un grupo de gatos sin que mi abuela sepa, a pesar de que ella dijo que no»

Al parecer, la esposa de Jimmy le había dicho que no llevara la gata a casa, pues no había como cuidarla. Pero Jimmy la llevó y se aseguró de dejarla en un lugar donde su esposa nunca entrara y mantener a los gatitos en secreto. Cuando los bebés nacieron él estaba feliz, y su esposa no tenía idea de lo que pasaba.

Syl comentó a The Dodo que su abuelo es muy amable y que adora a los animales, así que no le sorprendió que haya adoptado a una gata embarazada y se haya hecho cargo de los gatitos. Sin embargo, no pudo ocultar su hazaña por mucho tiempo.

Syl

Tres semanas después de que los gatitos nacieran, la esposa de Jimmy se enteró de que él los cuidaba. Aunque, si bien Jimmy esperaba que ella se enojara, en realidad la mujer comprendió la situación y les permitió quedarse. Aunque hasta que crecieran y pudieran encontrarles nuevos hogares.

Jimmy estaba feliz

 

 

Syl

No paraba de acariciar a sus gatitos

Syl

Todos queremos ser como él.

Puede interesarte