Por Alejandro Basulto
3 septiembre, 2020

“Le encanta que la lleven como a un bebé”, dijo Divya Krishnan, familiar del hombre que adora a su tierna minina.

Los gatos son animales sumamente únicos y especiales. Con una inteligencia y una curiosidad que se puede ver tan solo en unos pocos seres vivos en el mundo, estos felinos como miembros de una familia, logran sacarnos tanto risas como momentos emotivamente inolvidables. Porque también siendo tiernos y regalones como ellos solos, los mininos son unos expertos cuando se trata de ganarse el corazón de los humanos. Lo que bien sabe Divya Krishnan, una mujer integrante de la familia que adoptó a Selina, una gatita que tras ser abandonada encontró el hogar que siempre mereció tener.

DIVYA KRISHNAN

Y por sobre todo el papá humano que posiblemente quiso. Ya que este hombre, ha forjado un vinculo especial con Selina, realizando muchas cosas juntos. Como jugar y ver televisión acariciándose mutuamente. Lo que por casualidad, terminó dando origen a un juego divertido que para sorpresa de la familia se terminó transformando en la rutina favorita nocturna de esta minina.

DIVYA KRISHNAN

Debido a que mientras Selina se encontraba descansando en una caja, actividad favorita de muchos de estos felinos, su papá apareció con la necesidad de moverla, lo que hizo, y que para sorpresa suya, le encantó a esta gatita, que en vez de moverse, se quedó ahí muy feliz.

“Le encanta llevarla como a un bebé (…) “Quería mover la caja una noche mientras ella estaba en ella y luego al minuto siguiente ella estaba en la caja pasando el mejor momento de su vida, así que ahora siempre tiene al menos dos cajas arriba para que ella la lleve (…) Siempre sucede por la noche, a la misma hora”

– contó Divya Krishnan, familiar del humano favorito de Selina, a The Dodo.

Fue de esa manera que ser transportada en su caja por toda la caja, pasó ser un requerimiento suyo de cada noche previo a irse a dormir. Selina espera todos los días en la puerta que su humano vuelva del trabajo, para luego seguirlo arriba y esperar a que se cambie. Cuando él ya está listo, esta minina brinca a su caja, para que la jale un rato. Así, esta pequeña felina da por terminado de manera perfecta su día y puede quedarse dormida tranquila.

Selina ama tanto a su humano y necesita tanto realizar aquella actividad con él, que cuando este no pareciera estar de ganas para hacerlo, le empieza a maullar para que este entienda lo que ella quiere. Adora tanto ese tiempo juntos, que no puede dejar que él lo pase por alto. Cariño que es mutuo, porque su papá humano también la ama y se ve siempre feliz cuando tiene que realizar esa rutina.

Puede interesarte