Por Antonio Rosselot
30 septiembre, 2019

Es cosa de ver el video para entender lo mucho que extrañó Mike Plas a su perro Jack. «Nunca pierdan la esperanza… yo no la perdí en 4 años», dijo emocionado.

Corría el año 2015, y un día cualquiera, el canadiense Mike Plas dejó a su perro Jack, un husky siberiano, atado fuera de la casa de sus padres en Thunder Bay; el joven había ido a visitarlos acompañado de su perro fiel y mejor amigo. No habían pasado ni tres minutos cuando Mike pidió a su madre que mirara a fuera para ver si el perro estaba bien.

Pero cuando la mujer salió, Jack ya no estaba. Lo buscaron durante días y noches, pusieron carteles y movieron contactos, pero nunca apareció. ¿Jack se escapó? ¿Lo habrán robado? ¿Estará vivo? Plas no sabía qué pensar.

Mike Plas

«Cada vez que conducía cerca de la casa de mis padres, miraba alrededor de las casas y me daba la sensación de que él no se había ido (…) nunca fue una mascota o algo así para mí, siempre fue mi hermano. Desde que lo tuve, nunca dejó de estar conmigo: incluso lo llevaba al trabajo.»

Mike Plas a CBC

Pasaron cuatro años en los que Mike, con el dolor de su alma, siguió haciendo su vida normal sin su hermano perruno. Hasta que el pasado 20 de septiembre, a eso de la hora de almuerzo, recibió un llamado que le cambiaría la vida por completo: un refugio de animales ubicado en Winnipeg, a 700 kilómetros de la casa, lo llamó para decirle que Jack se encontraba con ellos.

Mike Plas

Mike no dudo: cortó el teléfono, subió a su familia a la camioneta y recorrió los 700 kilómetros que lo separaban de su reencuentro con Jack. Tras 9 horas de ardua conducción, llegaron al refugio en Winnipeg y lo primero que hizo Mike fue mostrar una foto de Jack en la recepción. Apenas lo vio, se largó a llorar sin control.

«Sabía que se iba a acordar de mí. Apenas me vio comenzó a llorar, saltar, me dio besos y luego se echó en el suelo. Está loco de contento ahora (…) Lo trajeron e inmediatamente sentí que mi vida volvía a ser normal. Mi vida nunca fue la misma sin él, y el sentimiento de tener a Jack de regreso es inexplicable. Nunca pierdan la esperanza… yo no la perdí en cuatro años».

Mike Plas a CBC

Mackenzie, la novia de Mike, grabó el emocionante momento y lo publicó en Facebook, en un video que ha sido visto más de 3 millones de veces.

Posted by Mike Plas on Saturday, September 21, 2019

Hoy, Mike Plas tiene su vida completa: una novia que lo adora, una casa en los bellos parajes del lago Superior y, por sobre todo, a su fiel compañero Jack de vuelta en casa.

FB: Mackenzie Iris

¿Se puede pedir algo más en la vida?

Puede interesarte