Por Daniela Morano
7 enero, 2019

Su plan es llevar las firmas donde el presidente municipal con el fin de que ningún otro perrito sufra por culpa de la pirotecnia.

Cada año se intenta generar más consciencia respecto a lo mal que lo pasan los perros y gatos en el año nuevo. No, no porque no salgan a festejar, sino por el ruido de la pirotecnia lanzada en la noche. Esta asusta a los animales, quienes no comprenden de dónde viene aquel estruendoso ruido, el cual termina por estresarlo y asustarlos. Los perros ladran y aúllan mientras que los gatos intentan esconderse ante una posible amenaza.

Si bien para muchos esto podría sonar como una exageración, algo poco preocupante al lado de problemas más grandes en el mundo, deben saber que el estrés puede ser mortal para un animal, igual como para una persona. 

iStock

Y por otro lado está el que en muchos lugares se lanzan fuegos ilegalmente, algo muy peligroso para quienes se encuentran alrededor. En el caso de Luna, la perrita de Kendra, la celebración de año nuevo fue mortal. 

Luna era una poodle que, al oír el ruido, salió corriendo y fue atropellada por un coche que no alcanzó a verla. “Salimos mamá y yo a una esquina, ahí cerca la encontramos en un charco de sangre, al lado de un cohete”, contó a un medio local de Nuevo Laredo, Tamaulipas, México.

SDP Noticias

Tras el horrible hecho Kendra decidió instalarse en el Parque Viveros con el fin de recolectar 5 mil firmas, las cuales planea llevar al presidente municipal, Enrique Rivas, para que prohiba la pirotecnia en la ciudad.

No sólo se ha sentado en el parque, Kendra también ha decidido pasear por centros comerciales y supermercados en busca de apoyo.

Pixabay

Esperemos que la cruzada de Kendra tenga el final esperado, y ningún otro animal tenga que sufrir por unos minutos de diversión de las personas. 

Puede interesarte