Por Constanza Suárez
30 agosto, 2018

La madre de Sam murió en el accidente y su perro Bentley salió disparado del auto. En Facebook encontró la ayuda que necesitaba.

En agosto de 2018, Jennifer Orr murió en un accidente automovilístico cerca del Bosque Nacional Gunnison en Colorado. Su hija Sam resultó gravemente herida en el choque, y su amado perro llamado Bentley salió disparado del vehículo. Aterrado, el cachorro bajó corriendo la colina y desapareció en el bosque.

Sam fue llevada rápidamente al hospital, donde comenzó a recuperarse. A pesar de su delicado estado de salud, pidió ayuda en sus redes sociales para encontrar a Bentley. Encontrarlo le urgía, porque no podía quedarse en Colorado por mucho tiempo, debía volver a su hogar en Kansas pronto, según contó a CBS Denver.

Facebook/Bring Bentley Home

Un amante de los perros llamado Joe Stratmann tropezó con la publicación de Sam en Facebook. Se conmovió tanto por su historia, que decidió dejarlo todo y conducir casi cuatro horas solo para ir a buscar a Bentley en el bosque.

Joe, junto con sus dos perros, inició la búsqueda caminando por el vasto sendero. En un momento se cuestionó a sí mismo por estar en aquel lugar, pensando que quizás el perro ya estaba muerto. Continuó a pesar de su incertidumbre.

CBS

Entonces, justo cuando llegó a la línea de los árboles, una masa blanca al frente llamó su atención. Parecía una cabra de montaña, pero no estaba seguro. Sacó sus binoculares y se dio cuenta de que definitivamente no era una cabra. Era Bentley.

Tres semanas después del accidente fatal, Sam recibió la llamada telefónica por la que había estado rezando, se subió a su automóvil y condujo de regreso a Colorado para encontrarse con Joe en el camino y por fin tener de vuelta en sus brazos a su querido Bentley. 

Facebook/Bring Bentley Home

Bentley finalmente regresó a su hogar en Wichita el domingo 26 de agosto, frente a un aluvión de pancartas y carteles de “bienvenida a casa”. Sam compartió las fotografías en su pagina de Facebook Bring Bentley Home. “¡Si supiéramos lo que han visto esos ojos en los últimos 19 días, él y su mamá son MILAGROS!” , escribió.

El reencuentro entre los dos fue realmente emotivo. Sam no dejaba de llorar y de alegrarse porque su mascota estaba viva y en buenas condiciones. Todo gracias a la ayuda de un total extraño con buen corazón. “Es lo mejor que he hecho en mi vida”, dijo Joe a CBS Denver, sobre su noble acción.

Facebook/Bring Bentley Home

Puede interesarte