Por Luis Aranguren
6 agosto, 2019

A causa de los fuegos artificiales del 4 de julio, su amigo se alteró y escapó. Después de mucho buscarlo supo dónde está y entre lágrimas pide que se lo devuelvan.

Para los estadounidenses el 4 de julio representa un día de goce y felicidad por su independencia, pero para los perritos no es igual pues sufren a causa de los fuegos artificiales. Así fue el caso de Kobe, quien durante las explosiones de esta celebración se alteró y huyó de su casa en Chicago.

Su cuidadora Symara Moses lo comenzó a buscar de inmediato pero el perrito no aparecía, ella sufría al no saber que su amigo durante más de 10 años no estaba por ningún lugar. Al día siguiente de su desaparición lo recogió el refugio Fetching Tails, días después al saber que estaba ahí ella intentó recuperarlo pero no querían decir dónde estaba y entregárselo de vuelta según dijo a CBS Chicago.

CBS Chicago

Pasaron los días y ella quería a su perro de vuelta pero si lo anterior parece poco, los abogados del lugar le enviaron una carta de desistimiento por parte del refugio, intentaban que no pidiese a su amigo de vuelta.

«Creo que tenemos un problema muy grande pero simple aquí, pero si el diálogo ni siquiera está abierto, entonces ni siquiera podemos comenzar.»

-Symara Moses

CBS Chicago

Kobe es un perro tan amable y amoroso que no le extraña que haya sido adoptado rápidamente, el problema es que él ya tiene un hogar y su familia lo quiere de vuelta.

CBS Chicago

Es por eso que el concejal de la localidad, Raymond López se ha acercado al problema y ofreció apoyo a Moses y aseguró que es miembro de su familia y que por nada del mundo debe seguir siendo retenido como un rehén. Calificó que el tiempo de retención fue corto y es un problema más común de lo que todos creen.

CBS Chicago

«Traté de abordar esto anteriormente, pero nuestro Departamento de Leyes me dijo que legalmente, una vez que un animal pasa el umbral de retención de tres días, ahora se considera legalmente propiedad de la ciudad y puede ser adoptado, transferido a un rescate o sacrificado».

-Concejal Raymond López

Según el abogado de Fetching Tails, los nuevos propietarios son conscientes de que tienen a un perrito con una familia que lo extrañan pero legalmente no hay forma de proceder.

CBS Chicago

Esperemos que los dueños legales de Kobe tenga conciencia y se imagine lo difícil que es perder un hijo. De ese modo sabrán que deben devolverla a su verdadera familia.

Puede interesarte