Por Ignacia Godoy
9 noviembre, 2016

El pobre animal estaba cansado.

La verdad es que hay pocas cosas en este mundo que me enojen tanto como me ocurre con el maltrato a otro ser humano. Me gustaría pensar que también le pasa al resto de la humanidad lo mismo, pero no siempre es así y ahora que ganó Trump la presidencia, todas mis esperanzas en la humanidad se acabaron.

Digo esto porque existen personas que tratan a los animales como si fueran objetos sin piedad ni temor. Como si no fueran seres vivos tal cual lo son ellos y me parte el corazón.


Esto ocurrió con un hombre que estaba sentado en una especie de carro con ruedas. Al nivel de la calle el señor que se ve de edad más mayor, se sentó y empezó a ser arrastrado. ¿Por qué o quién? Un perro. Un perro pequeño que estaba apenas caminando para llevar a su amo donde este quería. 

Cuando se cansó, se acostó en la acera y decidió descansar. Además de lo ridícula de la persona que usara a un can para ser movilizado, este hombre empezó a maltratar al perro sin compasión.

Le pega con una vara más fuerte de lo que podríamos imaginar y lo hace incansablemente.

Esto es una vergüenza y da pena que tengamos que ver videos como este cada cuanto. Ojalá deje de suceder y los animales tengan los mismos derechos que las personas.

Puede interesarte