Por Lucas Rodríguez
17 diciembre, 2018

Debido a su enfermedad, una hamburguesa simple de queso, sin ingredientes, es uno de los mejores métodos para lograr que se tome sus medicinas.

Todos hemos soñado con conseguir algo gratis y de por vida. Aun mejor si ese algo sabe bien o es lo que más nos gusta comer en todo el mundo. Algo así fue la sorpresa que se llevó Alec Karcher cuando entró a un Burger King en la ciudad de Toledo, Ohio.

Solo que no fue para él. Alec fue al establecimiento de comida rápida con su familia y su perro Cody, un labrador-boxer recientemente diagnosticado con cáncer a los huesos. 

@AKarchh

Debido a su enfermedad, una hamburguesa simple de queso, sin ingredientes, es uno de los mejores métodos para lograr que se tome sus medicinas. Lo que no se esperaba su dueño es que cuando uno de los encargados le preguntara por la hamburguesa simple, algo mágico ocurriría.

El encargado salió para hablar con su supervisor. Un par de minutos después, regresó con una sonrisa en su rostro: desde ese día en adelante, Cody iba a poder recibir cuantas hamburguesas quisiera de ese Burger King.

Facebook: Alec Karcher

El dueño de Cody no se demoró en contar su historia por las redes sociales, un medio famoso por su baja resistencia a las historias esperanzadoras. Entre las respuestas, la que más lo alegró fue la de los mismísimos Burger King.

El mundo necesita más generosidad y empatía, gracias por darnos la oportunidad de hacer esto por Cody

Mientras aun existan la bondad y las hamburguesas, el futuro estará bien. 

Puede interesarte