Por Daniela Morano
22 agosto, 2019

No merecemos a seres tan buenos como los animales.

Los patos no son conocidos necesariamente por ser animales domésticos o cariñosos como lo son los perros, por ejemplo. No pertenecen al interior de una casa y tampoco junto a las personas pero sí saben llevarse con ellas en lugares más abiertos como un campo o en su mismo hábitat. Aunque no lo crean, pues no son perros, también saben comunicarse a su manera.

Recientemente, Myla Aguila caminaba por una aldea cercana a su casa en Filipinas cuando algo inusual llamó su atención. En una pequeña colina -si es que puede llamársele colina a aquello- un niño estaba inclinado mirando una sandalia que se le había caído.

Myla Aguila

No la alcanzaba pues significaba lanzarse a la tierra, así que la miró pensando en una posible solución.

Para suerte de él, un simpático y amistoso pato llegó al rescate.

Myla Aguila

En el video capturado por Aguila, se ve al pato intentando al menos tres veces llegar donde el niño por la subida de tierra para entregarle su sandalia, pero cada vez se resbalaba o se le caída de su pico. El niño mientras tanto se reía del peculiar encuentro.

Eventualmente el pato logró acercarse lo suficiente como para que el niño tomara su pertenencia y pudiese continuar jugando con sus amigos.

El pato no parecía del todo contento pero al menos ayudó como un buen samaritano. «Estaba sorprendida. El pato fue muy amable. Lo ayudó como si fuese uno de ellos», escribió Aguila junto al video.

Puede interesarte