Por Pablo Román
31 agosto, 2018

Te sacaron del mundo al que pertenecías, sólo por el capricho de algún ser humano. (ADVERTENCIA: IMÁGENES PUEDEN AFECTAR A PERSONAS SENSIBLES)

Existen dos posibilidades. O naciste un criadero donde tu madre era utilizada como nodriza para traerte a ti y a todos tus hermanos, con el fin de ser vendidos. O tu huevo se rompió en medio de alguna selva, donde la libertad era peligrosa, pero era tu libertad. Pero al verte pegado allí, contra la pared, me quedaría con la primera opción.

Si lo pensamos bien, si hubieras crecido en un criadero, la jaula en la que vives sería tu verdadero hogar. Y este gesto, el de dormir pegado a una foto de una jungla, sólo sería una coincidencia.

O podría tratarse de algo aún peor. Podría ser que tus instintos te llevaron a abrazar esta imagen porque, dentro de ti, sabes que es el lugar en el que deberías estar.

Esta alternativa es cruel, pero haber sido secuestrado de tu hogar es aún peor.

WWF

Porque te arrebataron tu futuro en el mundo donde pertenecías, sólo por el capricho de algún niño.

Porque te robaron la vida, sólo por unos cuantos dólares para la persona que te secuestro.

Allí, en ese pequeño tubo plástico, donde te llevaron de contrabando junto a tus 5 hermanos dentro de una maleta. Sólo tú sobreviviste, sólo tú viviste el calvario.

Verdedentro

Con estrés y menos plumas, te llenaron de medicamentos para mejorar tu apariencia. Esperaste en una jaula oxidada, amontonado con otros sobrevivientes, hasta que alguien pensó en comprarte.

Ahora vives en un mejor lugar, acompañado de humanos que no son tan malos. Pero siempre que ves esa enorme foto de jungla, sientes que estás en casa.

USFWS

Entonces, te pegas contra la helada pared y te duermes pensando en todo lo que alguna vez pudiste ser.

En todo lo que te obligaron a vivir por un simple capricho. 

Puede interesarte