Por Daniela Morano
30 octubre, 2018

Debido a que la pareja consistía de 2 machos, sabían que esta era su única alternativa. Jamás pensaron en las consecuencias.

Es el año 2018 y a estas alturas ya todos deberían tener claro que cuando se trata de amor, no existen barreras que puedan detenerlo. No es por nada que Romeo y Julieta se convirtieron en un clásico que perdurará durante siglos y siglos en la historia de la humanidad. Este transgrede la clase social, la raza, y también el género.

Y como sabrán, el género es algo designado socialmente, por lo que no debería ser ninguna sorpresa que entre los animales eso no importe. Excepto que en instancias como estas sí, porque biológicamente los animales no tienen manera de tener hijos a menos que sea entre una hembra y un macho.

Parece que esta pareja de pingüinos quería mucho criar a un pingüino bebé, porque no hallaron mejor alternativa que robarle uno a otra pareja.

En el zoológico Odense en Dinamarca, la pareja de machos vio lo que pensaron era una cría “ignorada” por sus padres quienes habían ido a nadar un rato. Desesperados por un hijo propio, estos habrían secuestrado al bebé, haciéndolo pasar por propio.

Odense Zoo

Sandie Hedegård Munck, guardiana en el zoológico, dijo que “pude ver que algo no andaba bien. Los padres desaparecieron y el bebé fue secuestrado. Era una pareja de machos gays quienes se lo habían llevado”.

Según lo que relató a medios locales, el padre de la cría habría estado vigilando a la cría mientras que su madre nadaba. Pero, cuando ella no regresaba, este fue a buscarla y en ese momento la otra pareja se acercó.

“Cuando lo vieron solo de seguro pensaron ‘qué mal, mejor llevémoslo'”, agregó la veterinaria.

Además, dice que una vez que el padre volvió a tierra, ni buscó a su hijo. “Esperaba que cuando volvieran quisieran de vuelta a su hijo, pero el macho caminaba por ahí como si nunca hubiese tenido uno”.

Sandie explicó que las madres suelen ser muy sobre protectoras e incluso se ponen agresivas si uno de los veterinarios del zoológico se acerca. Sin embargo esta, al igual que su pareja macho, tampoco hizo el menor esfuerzo de reclamar a su bebé.

Odense Zoo

De todas maneras Sandie los ayudó a recuperarlo, y aunque hubo pelea, ahora está en manos (¿aletas?) de sus padres nuevamente.

Y la pareja de machos recibió un huevo de una hembra enferma, el cual podrán cuidar como propio.

Puede interesarte