Por Diego Aspillaga
15 enero, 2020

A pesar de ser de especies y mundos distintos, Nice y Suria prueban que no hay reglas para demostrar afecto y para hacer amigos. 

Cuando la suricata Suria llegó a la casa del gato Nice, sus dueños no sabían si se iban a llevar bien.

@meerkat_suren

Nice era de esas mascotas apáticas, serias y muy tranquilas. Su forma de mostrar afecto a sus dueños era simplemente mirarlos y no arañarlos siempre y cuando el dieran comida.

Sus humanos estaban acostumbrados, sabían que Nice era un gato frío. Pero todo eso cambió cuando Suria llegó a la casa. 

@meerkat_suren

La suricata, que había sido restada de un refugio de animales, se comportaba de manera totalmente opuesta al felino dueño de casa. Cariñosa, energética y a veces muy molesta, la tierna descendiente del recordado «Timón» de «El Rey León» llegó a cambiar el funcionamiento de su nuevo hogar y sus dueños no sabían cómo reaccionaria su otra mascota.

@meerkat_suren

Esperaban peleas, gritos y aún más indiferencia por parte de Nice, pero la realidad fue todo lo contrario. 

Para la sorpresa de todos, Nice y Nuria se convirtieron en mejores amigos. Pasaron a penas un par de semanas para que estos dos animales completamente opuestos se complementaran tanto que se volvieron inseparables.

Nice pasó de ver por la ventana todo el día a acurrucarse junto a su nueva amiga, a jugar con ella e incluso a acariciarla, algo que sus dueños nunca lo habían visto hacer.

Según su dueña, la mujer rusa Ekaterina Kuraeva, de 45 años, ahora los animales pasan las 24 horas juntos. 

«Suria es definitivamente la más afectuosa de los dos, pero Nice quiere mucho a su suricata. Le encanta jugar con ella y asearla cada vez que puede», escribe la mujer en el perfil de Instagram donde comparte las aventuras de sus animales.

«Suria también es muy celosa y cuando paso tiempo con el gato, ella se pone nerviosa y empieza a saltar hasta que los dejo juntos nuevamente», agregó.

Y si bien Nice parece verse superado a veces por la suricata, él no la cambiaría por nada ni nadie. 

@meerkat_suren

A pesar de ser de especies y mundos distintos, este par de animalitos comprueba que no hay reglas para demostrar afecto y para hacer amigos.

 

 

Puede interesarte