Por Moisés Valenzuela
3 octubre, 2018

La pequeña acaricia sin temor las plumas desordenadas de sus pollos polacos.

Cuando por fin nos dejan tener una mascota en casa, siempre viene acompañada de la pregunta de rigor: ¿un perro o un gato? Como si no existieran más opciones. 

Y no es que estemos en contra de los perros y gatos, al contrario, nos encantan, pero queremos reivindicar otras razas y dejar claro que cualquier animal puede ser una gran mascota. Esta pequeña es un gran ejemplo de ello.

Suponemos que cuando la niña se enfrentó a la pregunta “¿qué mascota quieres?”, no lo dudó: ella no sería como los demás. Si todos paseaban a sus perros, ella cuidaría a sus pollos polacos. 

Youtube

Y aunque no sean típicos ni comunes, esta bebé los ama como la mejor de las madres. Los toma, los pone en el sillón y los acaricia a pesar de sus plumas desordenadas, sus afiladas garras y su comportamiento. ¿Quién dice que no pueden ser una buena mascota? 

La niña y sus dos pollitos forman un particular trío. Y aunque a muchos podría parecerle peligroso, ella se siente en la mayor confianza y abraza a sus amigos con un amor que enternece a cualquiera.

Youtube

Así que si estás en búsqueda de tu nueva mascota, a pesar de la belleza de los perritos y los gatos, no dudes en explorar otras opciones: quizás un pollo o una gallina pueden ser los siguientes compañeros de tus aventuras. 

Mira el video aquí:

 

Puede interesarte