Por Lucas Rodríguez
26 agosto, 2019

Si es que las noticias del sufrimiento animal te ponen furioso, esta es tu oportunidad para convertir tu rabia en ayuda para los que lo necesitan.

La crueldad animal es una de esas cosas a las que solo es posible tener una reacción: repulsión. Basta pensar solo un poco para darnos cuenta que al ser la especie dominante, las personas no tenemos razón alguna para ser crueles con los animales. Al contrario, ellos le agregan una cantidad de valor a nuestras vidas que nunca vamos a lograr agradecer del todo. Basta con que estén ahí, haciendo sus vidas, para maravillarnos con las habilidades que tienen y la belleza que demuestran en su día a día.

Para que decir que algunos de ellos incluso se convierten en nuestras mascotas. Pero aunque no sea así, hay animales salvajes que son simplemente fascinantes. Luchando por el primer puesto de esto (con los gatos mayores, por supuesto) están los elefantes.

Pixabay

Estos maravillosos y gentiles gigantes son admirados y amados por absolutamente todo el mundo. Sin embargo, hay gente que ama más el dinero sucio que el respeto por el resto de los seres vivos del planeta. La caza de elefantes fue legal alguna vez en el pasado, pero hoy está casi completamente prohibida. Esto no significa que no siga ocurriendo, pero que al menos se corre un riesgo de que la ley caiga sobre el culpable. 

Lo importante de esto es que la defensa de las cosas importantes del mundo, depende de que todos pongamos un poco de esfuerzo. Con un poco de apoyo, como oponerse a los espectáculos que usan elefantes, se pueden lograr muchas cosas. Pero si quieres ir aun más lejos, Tailandia está dispuesta a recibirte y darte el entrenamiento y el apoyo necesario para que puedas proteger a los elefantes. 

Pixabay

Sabiendo que su población de elefantes está en el suficiente peligro como para necesitar toda la ayuda posible en su defensa, el gobierno tailandés ha abierto las posibilidades para que cualquiera con la preocupación suficiente, pueda participar de la defensa de estos maravillosos mamíferos.

Pixabay

El itinerario es tan simple como soñado. Los voluntarios viven en una cabaña en el centro de la selva, donde reciben lecciones de convivencia con la naturaleza y trato del medioambiente. Cuando esto no está ocurriendo, los voluntarios se levantan temprano para acompañar a los elefantes a tomar agua. Junto con esto, su responsabilidad es preparar su comida. Basta con dejarla cerca de ellos, para ver cómo usan sus trompas para llevarla ellos mismos a sus bocas. 

Pixabay

El voluntariado es gratuito y se puede postular en cualquier momento del año. Una vez allá, el tiempo que las personas dedican a ayudar a los elefantes debe ser un mínimo de un mes. Ese es el tiempo mínimo para aprender a cuidar de ellos, pero una vez que ya aprendiste, te puedes quedar cuanto tiempo quieras. Si te interesa realmente esta oportunidad, sigue al detalle estas instrucciones

 

Puede interesarte