Por Juan David Montes
22 abril, 2016

¿No más comida chatarra?

Si te pregunto cuáles son los alimentos que más se consumen en Estados Unidos es muy probable que pienses en hamburguesas, pizzas y hot dogs. Pues, al parecer esta imagen estaría un poco desactualizada si se tiene en cuenta el crecimiento que durante la última década ha experimentado el consumo de productos orgánicos.

Lo que comenzó como un nicho bastante reducido de consumidores ahora constituye una gran parte del mercado de alimentos en toda la nación.

Mientras que en 2014 la Organic Trade Association (Asociación de Comercio de Productos Orgánicos, conocida como OTA) informó que las ventas de productos orgánicos aumentaron 11.3%, la cifra correspondiente a toda la industria de alimentos, en general, era de tan sólo 3%.

De acuerdo con un comunicado publicado por OTA, lo que antes era una minoría ahora se ha expandido por todo el país:

«Lo orgánico ha dejado de ser un nicho desde hace un tiempo, y ahora es el rostro de Estados Unidos. Los datos demográficos del consumidor de productos orgánicos no son tan diferentes de los datos demográficos de Estados Unidos».

Según el más reciente censo estadounidense, 72.4% de los estadounidenses se identifican como blancos; 16.4%, como hispanos, y 12.6%, como afroamericanos. Y la encuesta de OTA encontró que 73% de los consumidores de productos orgánicos son blancos; 16%, hispanos, y 14%, afroamericanos.  ¿Ves lo similares que son las cifras?

Además, los números de lo orgánico también resultaron bastante favorecidos cuando se revisó la penetración de ventas en diferentes mercados. Tanto las zonas al noroeste de Estados Unidos, donde este tipo de consumo es habitual, como regiones del sur como Texas y Missisippi reportaron altos porcentajes.

Sin embargo, un sondeo de Gallup revela un éxito más moderado para lo orgánico, reduciendo su nicho de consumo a personas entre 18 y 29 años, demócratas y con un ingreso anual de mínimo 75.000 dólares.

Los datos de OTA podrían estar relacionados con intereses políticos para promover el aumento del apoyo federal a la agricultura orgánica.

En todo caso las cifras demuestran que la preferencia por productos orgánicos ha crecido de forma contundente y pronto la comida rápida podría dejar de ser la insignia culinaria de Estados Unidos.

Puede interesarte