Por Daniela Morano
30 octubre, 2018

“Cash era su compañero y amigo. Un amor tan profundo que no tiene final. Compartían una misma pasión. Una niña y su perro, un amor que jamás terminará”, escribió una conocida de la familia.

La muerte de una mascota es increíblemente dolorosa, como la partida de cualquier ser querido. Lo peor, es que puede llegar en el momento menos esperado. Un perro es casi como tener un hijo propio, son parte de la familia. Viven bajo el mismo techo, comen y viven el día a día junto a nosotros y nos entregan todo el amor y cariño que un familiar podría.

Jennarae Goodbar tenía 12 años y vivía en Rockbridge County, Virginia. Su amor por la caza y los perros era tan grande que guardó su mesada de varios meses para poder comprar a Cash, quien se convertiría en su mejor amigo.

Cash no sólo era un querido miembro de la familia sino que también parte del proyecto de Goodbar, pues este había sido criado especialmente como perro de caza. El día del fatal accidente que tomó la vida de ambos, los dos se encontraban jugando en el jardín de la casa familiar cuando Cash se distrajo con algo.

Facebook Tabby Goodbar

Corrió sin fijarse por dónde avanzaba, lo que lo llevó a cruzarse en medio de una calle muy concurrida. Goodbar lo persiguió para salvarlo antes de que fuese demasiado tarde, pero el conductor del coche no alcanzó a frenar a tiempo cuando los vio venir.

Claro, a uno cuando chico siempre le enseñan a mirar a ambos lados antes de cruzar la calle, pero en casos desesperados como salvar a un hijo o una mascota, uno olvida los riesgos que corre al no prestar suficiente atención.

Facebook Tabby Goodbar

Ahora, los dos buenos amigos serán enterrados juntos por decisión de la familia de la pequeña, según Fox 17. Abrieron una cuenta en GoFundMe donde hasta el momento han recibido $10 mil dólares para pagar los gastos del funeral que se llevará a cabo esta semana.

“Jennarae era una niña muy bella y especial. La extrañaremos mucho. Es y será siempre una princesa. Dejó una marca en nuestros corazones que jamás será olvidada. Rezaré por su familia durante este doloroso momento”, escribió una de las vecinas de la familia.

“Que Dios bendiga a todos quienes conocieron y amaron a Jennarae. Cash era su compañero y amigo. Un amor tan profundo que no tiene final. Compartían una misma pasión. Una niña y su perro, un amor que jamás terminará”, escribió otra conocida de la familia.

El accidente está siendo investigado por oficiales.

 

Puede interesarte