Por Camilo Fernández
18 julio, 2018

El mejor compañero de viaje y con un final insospechado.

Alguna vez en la vida te topaste con un conductor con rasgos asesinos. Se le cruzó un perro, lo atropelló y en vez de bajarse a ayudarlo y prestarle asistencia, siguió de largo como si nada hubiese pasado. Está lleno de esos desgraciados.

También está lleno de gente bondadosa. Especialmente con los animales.

Un ciclista iba conduciendo cuando se encontró con un perro en la ruta que necesitaba ayuda. Estaba sangrando en las piernas y tenía huesos flacos.

Facebook Jarret Little

Jarret Little cuenta que «nos detuvimos como grupo y el apareció desde el bosque a saludarnos» en Columbus, Georgia.

«Estaba realmente delgado, mostrando las costillas y tenía mucho sarpullido de carretera y una pierna fracturada», dijo a CBS Georgia.

Facebook Jarret Little

El grupo volvió más de 10 kilómetros hacia el pueblo para buscar un refugio veterinario. Como llevar un perro en bicicleta es casi imposible, Jarret encontró que la mejor manera fuera subiéndose en su espalda. 

Facebook Andrea Shaw

Luego de esa odisea, se encontraron con Andrea Shaw, quien iba de visita a Georgia. Amablemente, ella decidió quedarse con el perro y llevarlo al veterinario. Tenía una pierna y pata fracturada. 

Facebook Andrea Shaw

Después de una cirugía para corregir las heridas, Columbus (como fue bautizado el perro), recibió grapas en su pierna trasera para ayudar a que la fractura se recuperara. Posteriormente, una organización benéfica los transportó a Maine, donde ahora vive junto a nueva su nueva dueña en un campo.

Puede interesarte