Por Luis Aranguren
13 agosto, 2020

Este pez carece de dientes, no es un peligro para los seres humanos. Sin embargo, este grupo de personas no tuvo piedad.

Lamentablemente la humanidad en ocasiones carece de empatía por otros seres vivos, preferimos usar animales como trofeos sin pensar el impacto que tiene eso en el medio ambiente. Podemos entender que los cavernícolas cazan por alimentos, pero cómo podemos justificar la existencia de la caza deportiva y peor aún, una que solo se hace por ocio.

Este lamentable hecho ocurrió en las costas venezolanas, específicamente en la playa Maurica, Barcelona, estado Anzoátegui donde un grupo de pescadores y pobladores arrastraron sin clemencia a un tiburón ballena.

Por si fuese poco posaban sobre el animal marino como si de un trofeo se tratase, cuando este animal no representa un peligro para la humanidad. Su alimentación proviene de pequeñas formas de vida como plancton y algas.

A pesar de que las leyes protegen a esta especie en ese país por estar en peligro de extinción, los pobladores no prestaron atención.

Twitter / Fundación Azul Ambientalistas

Al parecer muchos se han excusado de ser un pueblo con hambre, cabe resaltar que el país pasa por una terrible situación socioeconómica y la cuarentena ha empeorado todo. Pero eso no es justificación, la carne de este animal no es apta para el consumo humano, contiene altas cantidades de mercurio y otros metales que pueden causar problemas estomacales.

Esto quiere decir que la mayoría de esta carne terminará en la basura, según el buzo Yosmer Martínez, una vida que se quitó indiscriminadamente y sin motivo aparente.

En Twitter muchos agregan que esto ocurre a causa de los bajos niveles de educación cívica y amor por la naturaleza. Lo cierto es que nada justifica el atacar a un animal indefenso, a quien solo por su tamaño y especie lo confundan con otros más peligrosos.

Hay que establecer políticas efectivas que puedan acabar con estas situaciones, un proceso legislativo y educativo que permita a todos saber lo importante de esta especie y otras.

Estas personas se tomaban fotos mientras saltaban encima del tiburón, tan solo imagínense la agonía de este ser que sin poder moverse o respirar bien era golpeado. Esperemos que los culpables comparezcan ante la ley, la caza ilegal de animales marítimos no es un juego, están manipulando todo un ecosistema.

Twitter / Fundación Azul Ambientalistas

Ojalá que este tipo de noticias no se repitan, que al contrario podamos enterarnos de cómo las personas se dedican a cuidar y salvar a otros seres.

Twitter / Fundación Azul Ambientalistas

El mundo necesita personas buenas, con las ganas de hacer que todos podamos convivir en paz y tranquilidad.

Puede interesarte