Por Daniela Morano
10 julio, 2019

Ni el animal más temido del océano puede salvarse de la contaminación del ser humano. Hay que actuar rápido.

No es ninguna novedad la cantidad de animales que mueren a diario debido a la alta contaminación de los océanos. El plástico es el enemigo número uno de estos animales que aparte de confundirlo con comida, también se ven en aprietos al quedar enredados en basura. Mientras las tortugas sufren con las bombillas, los tiburones y mantarrayas también se han visto afectados.

Según un reciente estudio publicado en la revista Endangered Species Reports, más de mil tiburones y mantarrayas han quedado atrapados en desechos plásticos que llegan al mar. El número real es probablemente mucho más alto ya que el estudio sólo menciona casos en que los animales han quedado enredados y han sufrido por esto.

Daniel Cartamil

Las culpables son especialmente las redes de pesca que quedan flotando en el agua. Los tiburones quedan enredados en ellas y en muchos casos estas los estrangulan hasta que mueren.

Sólo una persona podría ayudarlos a salir de ahí, pero es tanta la contaminación que se vuelve imposible ayudar a todos a tiempo.

Debido a la poca información, el estudio se basó en ensayos científicos pero también utilizaron Twitter. «Soy muy activa en las redes sociales -especialmente Twitter- y he leído sobre varios casos donde tiburones y mantarrayas han quedado atrapados», dijo Kristian Paton, científico de la Universidad de Exeter y autor principal del estudio, a Earther.

Daniel Abel

Con datos de ensayos publicados desde 1940 hacia adelante, y Twitter desde el 2009 hasta el 2019, el equipo pudo llegar a la conclusión de que alrededor de mil ejemplares han sufrido por este problema. A pesar de que Twitter sólo existe hace una década, el equipo pudo concluir que existe el doble de informes gracias a esta red social.

«Esto demuestra que es algo que ocurre con mucha más frecuencia de lo que creíamos».

Daniel Abel, biólogo marino de la Universidad de la Costa de Carolina, ha sido testigo de esto. El 2016 mientras realizaba una investigación en Winyah Bay, Carolina del Sur, se encontró con un tiburón arenero enredado en un cordel de plástico. Este había cortado su cuello y lo estrangulaba lentamente.

Martin Stelfox & The Olive Ridley Turtle Project

Con los años la situación no ha mejorado: Abel también ha visto cada vez más casos similares. El tiburón que encontró en ese entonces sobrevivió gracias a la ayuda que él y su equipo le brindaron, pero no todos tienen la misma suerte.

Según Chris Lowe, director del Laboratorio de Tiburones de la Universidad de California, «el problema ha pasado un tanto desapercibido».

AP

Pero hay esperanzas, cree él. Con la disminución del uso de bolsas plásticas y otro tipo de plástico de corta vida la cantidad de animales afectados debería disminuir. «Si tenemos la voluntad, podemos detener esto».

Puede interesarte