Por Daniela Morano
6 diciembre, 2018

Bandit quedó con parálisis en sus patas traseras tras un tratamiento contra un parásito en su corazón. Hace 4 años vive en una prisión donde presos se encargan de entrenar y cuidar de perros como parte de un programa de reintegración.

Bandit fue recogido de la calle por el refugio Gwinnett County Animal Shelter en Georgia. Del refugio pasó al Gwinnett Jail Dogs Program, una alianza entre la comisaría de Gwinnet y refugios de la ciudad para cuidar de perros sin hogar. Allí Bandit recibió un mal diagnóstico, tenía problemas al corazón así que de inmediato recibió tratamiento.

Se trataba de parásitos en su corazón, conocido como dirofilaria immitis, cuyo tratamiento es simple, rutinario. Pero para Bandit no resultó serlo. Sufrió de extraños efectos secundarios, entre ellos la pérdida de la movilidad en sus patas traseras.

“Al principio pensamos que sería temporal. Nos equivocamos. Su condición persistió, incluso empeoró”, dijo Lori Cronin, voluntaria del refugio, a The Dodo.

Gwinnett Jail Dogs Program

La mitad del cuerpo de Bandit quedó paralizada, y durante los primeros meses los voluntarios del programa lo ayudaban con todo. Hasta que la Sociedad Humana de Amigos de Georgia le donó una silla de ruedas con la ayuda de donantes anónimos.

Bandit lleva 4 años en el programa, y en esos 4 años ha sido adoptado y devuelto 4 veces. Ninguna familia ha sido capaz de cuidarlo, por lo que continúa viviendo con los presos de la prisión de Georgia, donde se lleva a cabo el programa.

Gwinnett Jail Dogs Program

Profesionales le enseñan a estos a cuidar de los perros y a entrenarlos en cuestiones básicas, como también sobre la importancia de la naturaleza en general.

Al parecer Bandit pertenece al programa, pues se ha llevado bien con todos, lo adoran. “Debe ser uno de los perros más felices que tenemos. Nunca ha conocido a un extraño con quien no se lleve bien. Cuando sale a pasear pide comida y le han enseñado muchos trucos desde que está con su silla de ruedas. Hace lo mismo que cualquier perro”.

Gwinnett Jail Dogs Program
Gwinnett Jail Dogs Program

Debido a su parálisis, Bandit requiere de ayuda para ir al baño todos los días pero en general puede hacer todo lo demás por su cuenta. “La gente no se da cuenta de que es trabajo cuidar de un perro con necesidades especiales. No siempre sabe cuándo necesita ir al baño pero si lo entrenan con horarios entonces no es un problema. Tenerle horarios es lo que mejor funciona”.

Gwinnett Jail Dogs Program

Por ahora se encuentra contento mientras espera a la familia que sea capaz de cuidarlo como lo merece.

Puede interesarte