Por Daniela Morano
9 octubre, 2018

Aunque en un principio se rehusaba a aceptar ayuda de los humanos, cuando vio que buscaban su bien se entregó por completo. Ahora se sienta a ver televisión junto a su mamá.

Como uno pocas veces ve gatos callejeros sufriendo como un perro, es normal pensar que no son tantos como los otros. También que requieren de menos cuidado, cosa que aunque cierta, no quita que muchos gatitos son abandonados apenas nacen, sin la más mínima oportunidad de protegerse pues son demasiado pequeños para sobrevivir solos.

En el estado de Arizona, Melinda Blain se encontró con un gatito recién nacido hambriento y bajo peso. Era tan pequeño que ni siquiera sabía cómo comer cuando le intentaba dar leche. Era evidente que había sido abandonado y no tenía más de un mes de vida, pues hasta su peinado era el de un recién nacido.

Melinda contactó a Bottle Baby Fosters, quienes le ofrecieron ayuda en el cuidado de este felino. Con una jeringa, alimentó a Wolfie, quien subió 20 gramos en un par de días.

Bottle Baby Fosters
Bottle Baby Fosters

Lo cierto es que los gatitos que son alejados de sus madres a tan corta edad no aceptan con facilidad a los humanos pero necesitan alimentarse para generar anticuerpos, los cuales consiguen de la leche de la madre.

Bottle Baby Fosters

“Wolfie tenía que tomar antibióticos porque estaba resfriado. Estábamos preocupados porque fácilmente podía convertirse en neumonía, ya que no estábamos seguros de si lo había tomado”, dijo Melinda.

Ella y su esposo Brandon comenzaron a darle suplementos en el día y en la noche, para ayudarlo a respirar mejor. De a poco, se dieron cuenta que Wolfie tenía toda las intensiones de vivir.

Bottle Baby Fosters
Bottle Baby Fosters

Ahora no deja de ronronear y le encanta sentarse a ver televisión con sus humanos. Con ya casi 3 semanas de edad tiene el triple de su peso y, al parecer, un estupendo peinado que heredó de su madre.

Puede interesarte