Por Moisés Valenzuela
6 noviembre, 2018

A Jack le queda poco tiempo de vida, pero para sus dueños que tenga cáncer “no significa que ya esté muerto”.

Jack tiene 14 años, es un pequeño parson russell terrier y sólo tiene un ojo. Ha tenido una vida feliz junto a su familia desde que se unió a ella y, si fuera decisión suya, jamás se separarían. Pero no todo es como queremos.

Lamentablemente, a principios de octubre los Miller recibieron una triste noticia: Jack tiene cáncer terminal y no tiene mucho tiempo de vida. Los médicos creen que no alcanzará a vivir para Navidad.

Facebook / Jack Miller

Sin embargo, entre toda la tristeza, sus padres decidieron que el tiempo que le quede será el mejor. Si Jack se irá, sus últimos días deben ser inolvidables; debe tener una despedida como se merece.

Entonces los Miller tuvieron una gran idea: harían una lista de deseos y se asegurarían que Jack cumpliera cada uno de ellos.

Facebook / Jack Miller

Viajar en un coche de policías, ir a surfear, tener tiempos de cariño cada día, pasear en distintos parques e incluso tomar Gatorade son algunas de las actividades que el pequeño canino ya comenzó a cumplir junto a sus padres.

“Decidimos celebrar su vida en lugar de estar deprimidos esperando que falleciera… por todos los años de alegría y felicidad que nos ha dado”, dijo Jeremy Miller a Inside Edition.

Facebook / Jack Miller

A pesar de su diagnóstico, Jack está disfrutando cada momento al máximo. Hasta tiene una página de Facebook donde todas sus aventuras están siendo publicadas.

Facebook / Jack Miller

Tanto ha sido el revuelo de Jack y su lista de deseos, que muchos han querido sumarse para ayudar. Incluso, el cachorro se convirtió en un oficial de policía en Washington.

Facebook / Jack Miller

“Cuando vimos la historia de Jack en las noticias locales, muchos de nuestros oficiales fueron conmovidos.Luego vimos la lista de deseos, que incluía dar un paseo en un coche patrulla y estábamos emocionados de poder ser parte del viaje de Jack y ayudarlo a hacer que sus últimos días sean memorables”,  dijeron desde el Departamento de Policía de Wilmington a Inside Edition.

Facebook / Jack Miller

De este modo, los últimos días de Jack están siendo inolvidables. Sus padres disfrutan con él cada momento y no pretenden detenerse: ya tienen varias actividades planeadas para los siguientes días. Porque, como asegura Jeremy, “ser diagnosticado con cáncer terminal no significa que ya esté muerto”.

Facebook / Jack Miller
Facebook / Jack Miller
Facebook / Jack Miller
Facebook / Jack Miller
Facebook / Jack Miller

 

Puede interesarte