Por Ruben Peña Blanco
3 febrero, 2017

Nunca les ha faltado el amor.

El paladar hundido es un padecimiento con el que nació este pequeño perrito. Una extraña malformación durante el desarrollo dentro del vientre de su madre hizo que el hocico y la nariz estén fuera de su posición normal. Por lo general este tipo de padecimientos le imposibilitan muchos aspectos de su vida como respirar normalmente o incluso ladrar, lo que, inevitablemente, hace que estas mascotas suelan vivir menos que los demás.

Instagram/cleftkidfrekiandfamily

El perrito fue rescatado por Tracy Di Bartolo, y lo llamó Freki. Es increíble como con un poco de cariño las cosas consiguen otra perspectiva. Freki fue creciendo y encontrando la manera de ser aceptado y convertirse en el mejor amigo del hombre, a pesar de su condición.

Instagram/cleftkidfrekiandfamily

Además de esto, Freki tiene una hermana ciega, que lo ha acompañado toda su vida en los días de baño, días de paseo y mucho más.

Pero Di Bartolo estaba preocupado por la vida de su perro. El principal problema de tener el paladar hendido es “la pulmonía de aspiración, lo que significa que cuando los cachorros empiezan a comer alimentos sólidos y beber agua, se les puede ir a los pulmones en lugar de bajar el esófago”, dijo a The Dodo Karri McCreary. “Eso causa una terrible infección y sin tratamiento que suele ser fatal”.

Instagram/cleftkidfrekiandfamily

Freki se sometió a una operación en noviembre pasado, fusionando su boca, un procedimiento interno que aseguraba que podía comer y beber completamente por su cuenta.

Instagram/cleftkidfrekiandfamily

Existen aún los problemas persistentes con Freki, no exactamente que amenazan su vida, sino más bien dormir en peligro. Al menos para los que le rodean.

Él ronca aún más ahora”, dijo Di Bartolo. “Suena como un hombre adulto en la habitación.”

Instagram/cleftkidfrekiandfamily

Sin embargo, cuenta con un hogar y mucho amor para sobrellevar la vida. Eso es más que suficiente.

¿Qué te parece su historia?

Puede interesarte