Pasó 50 años en cautiverio. Nació en Asia, la llevaron a Alemania, la vendieron a un circo y vivió 25 años en un zoológico. A su avanzada edad, al fin podrá tener la libertad que siempre soñó.

En tiempos de crisis, hay que apegarnos de cualquier noticia alegre, positiva, para contentar nuestro día. Y no necesariamente la felicidad tiene que ser propia, quizás le termine pasando a un tercero y nos robe una sonrisa. Algo así sentí esta semana cuando me enteré de lo que ocurrió en Brasil, donde una elefanta disfrutó por primera vez en 25 años lo que es la libertad.

El animal llegó al Santuario de Elefantes de Chapadas Dos Guimarães, en Mato Grosso (Brasil), y es aquí donde disfrutará de sus últimos años de vida. El refugio es ideal para estos ejemplares ya que no tiene jaulas y cuenta con extenso espacio natural donde a su vez la elefanta (que lleva por nombre Mara) podrá convivir con otros de su especie.

Infobae

Mara tiene 50 años en cautiverio, 25 vividos en lo que era el zoológico de Buenos Aires, ahora convertido en un EcoParque. 2700 kilómetros tuvo que viajar por tierra para llegar hasta su libertad, todo esto respetando las normas sanitarias exigidas por la pandemia del coronavirus. 

Télam

«Que Mara esté en Brasil es el resultado de una decisión que se tomó cuando se decidió transformar el antiguo zoológico en Ecoparque. Hace unos años se percibía este hito como algo lejano, casi imposible. De todas maneras, se trabajó cumpliendo con todos los requisitos y las regulaciones legales. Con la llegada de la pandemia se adoptó el protocolo, y Mara se dirigió hacia un ambiente natural por primera vez en su vida», indicó Eduardo Macchiavelli, secretario de ambiente de BA según PlayFM.

De acuerdo a la misma fuente Mara nació en Asia, pasó a Alemania, después a Uruguay, estuvo en circo en Argentina y después llegó al zoológico de Buenos Aires en 1995, cuando prohibieron las funciones del Circo Rodas. Ahora, su dura vida y su largo viaje, al fin tendrá un destino agradable lleno de vegetación y nuevas amistades.

Disfruta la libertad que te negaron Mara, siempre has debido ser libre, pero mejor tarde que nunca.

Puede interesarte