Por Moisés Valenzuela
11 octubre, 2018

Esta es una perfecta descripción mía entrenando.

Seamos sinceros: ir al gimnasio y realizar ejercicios constantemente es una de las cosas que más nos cuesta hacer. Es cierto que comúnmente buscamos excusas y tratamos de esquivar el esfuerzo físico, pero a veces no podemos seguir escapando.

Lamentablemente eso le sucedió a esta pobre bulldog. Luego de mucho esconderse, ya no pudo más: su dueña decidió que era hora de ejercitarse. Y como ya los paseos por la calle están pasados de moda, la opción más recomendable era el gimnasio. Ella, sin embargo, no estaba de acuerdo.

Youtube

Tanto era su descontento, que cuando llegó al centro de entrenamiento su actitud no era la mejor: mientras las mujeres a su lado ejercitaban enérgicamente sus abdominales, ella se durmió. Realmente no tenía intenciones de moverse.

Otra mujer que estaba en el gimnasio comenzó a grabar la divertida escena: la pobre bulldog estaba rendida de sueño. No realiza ningún movimiento y sus compañeras sólo comienzan a reír. 

Youtube

“Una de estas señoritas no está trabajando. Una de ellas parece una rana (…) Me pregunto quién será, no está mostrando ningún esfuerzo”, relata la joven que está registrando el momento.

A pesar de que estaba siendo grabada, esta poco atlética perrita no se molestó ni tuvo intenciones de hacer un abdominal. Continuó durmiendo como si estuviera en su propia casa y nos dejó este divertido video.

Apostamos a que te sentirás identificado. Sólo mira este video, seguro que quisiste dormir así cada vez que hiciste ejercicio.

 

Puede interesarte