Por Upsocl
22 febrero, 2021

Nació en 1751 y dejó esta tierra en 1977, pasando por diferentes dueños, sobreviviendo guerras, bombas y muchas cosas.

La naturaleza es asombrosa, y si de animales se trata, la cuestión se pone todavía más interesante. Los hay de todo tipo, colores, formas y edades. De hecho, hace muy poco se descubrió al “más largo del mundo” en las profundidades del océano. Ahora es turno de hablar de uno de los más longevos que vivido en nuestra época.

Hablamos de un increíble pez koi, que alcanzó nada más y nada menos que la edad de 226 años. Se considera uno de los más antiguos, de hecho muchos creían que era inmortal, pero murió en 1977, cuando se aburrió de vivir. Esta es su historia.

JNPA

Este tipo de peces es muy especial, sobre todo en la cultura oriental. Los hay de todos colores, pero generalmente tienen un tono naranja. Son de tipo “ornamentales”, criados para dar color y vida a muchos lugares. 

Están asociados a la mitología y leyendas japonesas, donde son vistos como un verdadero tesoro, llegando a valer millones. El que protagoniza nuestra historia, se ganó las miradas del mundo por su larga vida, como cuenta FishLaboratory.

JNPA

Su nombre era Hanako y nació en 1751, alcanzando gran fama por vivir más de 200 años, dejando este mundo en 1977. Fue propiedad de varias personas, por una cuestión lógica, pasando de generación en generación. 

Su nombre proviene del significado “niña de las flores”, en japonés. Alcanzó a pesar 7,5 kilogramos y medir 70 centímetros.

Es considerado el pez koi más longevo de la historia.

Imagen referencial – Pixabay

Generalmente viven unos 40 años, pero lo mínimo son 15. Este en particular superó toda expectativa. 

Claro, en su longevidad influyen muchas cosas, sobre todo la contaminación del agua, la alimentación y cuidados.

Imagen referencial – Pixabay

Todo Japón llegó a conocer su historia, pues en 1966 transmitieron su vida a través de la radio, explicando cómo pasó de generación en generación, en la familia Koshihara.

Sin dudas lo suyo fue todo un récord, pero esto también nos hace pensar en lo maravilloso de la naturaleza. Si lo que conocemos nos asombra ¿Cómo será lo que todavía no desciframos? 

Puede interesarte