Por Camilo Fernández
10 octubre, 2018

¡Es la misma osa! Pobre el que diga un comentario desubicado sobre su nuevo cuerpo.

Cuando se viene el invierno, nos preparamos. Guardamos la ropa de verano, sacamos la de invierno. Le ponemos más capas a la cama. Comemos cosas más calientes. Algo parecido hacen algunos animales, ellos hibernan, que es cuando se adaptan a condiciones extremadamente frías.

Los funcionarios del Parque y Reserva Nacional Katmai, al sur de Alaska, captaron esto en una osa del lugar, quien cambió radicalmente de aspecto.

Twitter @KatmaiNPS

La osa pasó de ser una esbelta animal a una bestia gigante. Todo para protegerse del frío.

Twitter @KatmaiNPS

Algo así cuando nos vestimos por capas para salir por la mañana.

“En la temporada alta, los osos pardos pueden ganar hasta cuatro libras de peso al día (1,8 kilos). La ‘osa 409’ parece no haber tenido problemas con ello. (Sí, esta es la misma osa. Estamos gritando)”, dice la publicación del parque.

La primera foto fue tomada durante el 29 de julio, mientras la segunda captura data del 30 de septiembre. Tres meses tardó en esta transformación.

Desde la reserva explicaron que este tipo de oso se alimenta principalmente de salmón y que estos animales son “magos metabólicos” cuando tienen que ganar o perder peso. Quién como ellos.

Wikipedia / Malene Thyssen

La osa perderá un tercio de su peso cuando llegue la primavera, la cual también es la de apareamiento.

La mayor parte de los comentarios muestran a las personas sorprendidas por este cambio y preguntan qué tipo de dieta sigue la osa para también “seguirla”, mientras que otros la felicitan por las “curvas” que logró obtener en poco tiempo.

Puede interesarte